Técnicas de investigación socio–cultural y recolección de relatos de vida

Mireya, la primera habitante (por Betzany Guedez de Terra TV)

Posted on Actualizado enn

El equipo de Terra Tv ha tenido la oportunidad de tener diferentes espacios formativos e intercambios colectivos con la comunidad el Esfuerzo del Estado Portuguesa, Venezuela, donde en algunas conversaciones y recopilación de testimonios con habitantes del sector siempre surgía la pregunta de “cómo se había conformado la comunidad” ? “Quienes habían sido sus primeros habitantes” ? Todos coincidían y aseguraban que fue Mireya la primera persona en tomar la decisión de entrar en las tierras. En varias ocasiones quisimos compartir y acercarnos a ella para que nos contará un poco sobre cómo fue esa experiencia, pero por motivos de su personalidad nos evadía. Sin pensarlo después de varios momentos compartidos que tuvimos con Mireya un día de manera muy espontánea decidió contarnos su historia.

Fueron casi 4 días de vivencias con ella donde más allá de tener la oportunidad de saber cómo había llegado a las tierras del Esfuerzo, de manera muy humilde y amigable se pudo vivenciar con ella un poco de su vida personal, en su casa que fue la primera en construirse en el sector pasábamos el rato tomando café, echando cuento, hablando de los espantos, lavamos en el río, atendimos sus animalitos y hasta contemplamos la noche viendo las estrellas para irnos a dormir.

En otras ocasiones cuando el Equipo de Terra Tv junto con la comunidad andaba desplegado por las casitas del Esfuerzo recopilando información colectiva a Mireya no le gustaba ni que le tomaran una fotografía siempre se negaba a expresarse, es por eso que en estos momento es importante reflexionar un poco que se debe tomar más enserio la teoría de la comunicación participativa y comunitaria donde nos orienta que los procesos no deben ser apresurados y atropellados para conseguir una información.

Mireya, nos cuenta que un día muy tempranito agarró los trapitos de sus 3 hijos más pequeños los metió en un saco y se fue a vivir en medio del bosque teca por una necesidad urgente de una problemática que le sucedía en ese momento, cuando llega al sitio donde había decidido ubicarse agarró su machete y comenzó a construir su casita de madera.

Esa primera noche nos dice que sus hijos tenían mucho miedo por el ruido de los animales y la soledad que sentían en medio de más de 600 hectáreas donde solo existían árboles y animales, los vecinos cercanos a ella de la comunidad donde vivía sabían que se había ido a vivir en medio del bosque de teca y desde una cerca la apoyaban con comida y algunas cosas personales para ella y sus hijos.

Así inicia su estadía en ese lugar fueron pasando los días y sigue construyendo y organizando su casita, aunque sus niños sentían un poco de miedo por las noches y tenían carencias nos dice que la tranquilidad para ella era más importante que cualquier cosa.

Las tierras del Esfuerzo en ese entonces estaban bajo el control de unas personas que una vez sin importarle el daño que le iban hacer a la naturaleza destruyeron los árboles autóctonos para sembrar tecas y venderlas en un aserradero que construyeron muy cercano a la zona. Cuando esos personajes se enteraron que Mireya estaba haciendo vida en medio del bosque comenzaron a molestarla, nos cuenta que sobre todo por las noches les llegaban diciéndole cosas amenazándola y hasta un día querían tumbarle la casita con un tractor, de esta manera Mireya resiste 6 meses cuando un día de semana santa la sorprenden sus familiares lleno de mucha alegría, donde le traían cosas para sus niños, comida, ropa, y nos señala que fueron a pasar un rato con ella y fue tanto el compartir agradable de ese momento que también decidieron quedarse en el bosque de tecas para iniciar por las vías legales las luchas de las tierras.

La historia fue contada en una entrevista de video y conversaciones personales.

DCIM611MEDIA
DCIM611MEDIA
DCIM611MEDIA
DCIM611MEDIA
DCIM611MEDIA
DCIM611MEDIA

URL de este artículo : https://wp.me/p2bGPp-1Vv

Anuncios

Un taller de Terra TV con una comuna campesina en Venezuela (16-21 de julio 2018), por Marilena Jara

Posted on Actualizado enn

El domingo 15 de julio de 2018 una equipo de 5 formadoras de Terra TV y de la EPLACITE, Escuela de Cine, Television y Teatro, llegamos a Portuguesa, un estado llanero. Al caserío El Esfuerzo conformado por familias lejanas, cercanas, amigas y enemigas.

Estando allí vimos claras contradicciones. Una familia compuesta por un viejo hombre, una joven mujer madre de una bebé y de dos niños varones no mayores de ocho años, todos esclavos, todos oprimidos por un sistema que no termina de morir. Otra familia formada por un joven hombre, una joven mujer madre de tres niños que no pasan de ocho años, todos libres, todos soberanos. ¿Cómo lo notamos? En sus cuerpos alegres, en sus picardías, en la vitalidad de sus acciones, en los tonos de sus voces y en sus espaldas, más erguidas. Seguramente esta libertad no es pura, es posible que esté atravesada por prácticas que oprimen, sin embargo el poder decidir, decir ‘sí acepto’ o ‘no quiero eso’, lo vimos en el actuar de la familia alegre. La escala de grises a oscuro la pudimos palpar en la casa de la familia esclava y la escala de grises a claro la pudimos ver en la casa contraria.

El esqueleto de una escuela es el espacio de encuentro, donde oprimidos y conscientes de su opresión coinciden con sus presencias, con sus pareceres, en acuerdos beneficiosos para el colectivo organizado a pesar de sus diferencias y dificultades. Aquí marcamos nuestro punto de partida para facilitar el saber del cine, de la televisión y del teatro a través de algunas dinámicas que se fueron tejiendo sobre el camino en contacto con el feed-back que íbamos recibiendo de algunos niños, de algunas mujeres y de algunos hombres. Así pasamos cinco días explorando este territorio y a su vez siendo exploradas por sus lugareños.

Sobre un cuento cantado intentamos señalar quiénes eran los opresores y los libertadores de tales opresiones. Fuimos identificando nuestra presencia con este canto que nos permitió hablar un poco sobre unos cuantos principios básicos de una imagen en movimiento. Realizamos algunos ejercicios de cómo preparar nuestro cuerpo para ‘decir algo’.

Nuestra presencia como Escuela de cine, tv y teatro coincidió con la inspección por parte del Estado venezolano para verificar que la gente de “El Esfuerzo” no esté impactando con su actividad agraria el suelo de este lugar donde hay sembrado cientos y cientos de árboles de teca, siembra que pertenece a un antiguo terrateniente con su poder aún vigente. Sin embargo es el mismo Estado a través del gobierno del Presidente Nicolás Maduro, recién electo y continuador de la política del Presidente Chávez, fallecido en el año 2013, quien a través de la política agraria con el otorgamiento de títulos de propiedad sobre las tierras trabajadas por productores del campo, quien protege a estos mismos campesinos de una amenaza de desalojo.

Aquí Estado y gobierno están enfrentados. Por un lado los antiguos dueños de los árboles de teca y por otro lado los campesinos que decidieron vivir allí en El Esfuerzo, trabajar estas tierras, sembrarlas y que hoy pueden decir que son soberanos al sembrar lo que comen. Contrario al caraqueño, al habitante de cualquier ciudad venezolana que tiene que comprar todo procesado. Hoy, un citadino carece de soberanía alimentaria mientras que un campesino empoderado es un ser soberano, se podría decir que libre en cuanto a su capacidad de generarse su propio sustento-alimento para vivir.

Qué piden los habitantes de El Esfuerzo ante las autoridades que los vienen asediando desde que se les otorgó la titularidad de la tierra que trabajan: ‘que los dejen en paz’, sembrando lo que van a comer mañana, habitando sus casas en las que conviven rodeados de animales que a su vez representan su universo cosmogónico. Que cese la amenaza continua de desalojo, amparada en leyes ambientales empleadas de manera grosera, interesada a favor de los antiguos dueños de la siembra de árboles de teca con las cuales se pretende señalar un supuesto impacto ambiental por parte de estos habitantes.

Si habláramos de impacto ambiental de acuerdo a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela debería considerarse como positivo en proyección al impacto social, económico, cultural y psicológico más allá del Estado Portuguesa, por parte de la gente de El Esfuerzo. Podríamos decir que estas familias sí hicieron la tarea que el Presidente Chávez pidió en su momento, que era que cada casa, comunidad o comuna creara su propio conuco. Para las ciudades habló de los cultivos organopónicos, pero le hicimos caso omiso.

La sabiduría de la gente que habita este caserío es vasta, sus saberes son múltiples. Ahora sería justo que la educación formal se adecuara-adaptara a su forma de vivir, de tal manera que al salir a la ciudad, espacio donde las formas de convivencia son muy opuestas a las del campo, los campesinos fueran blindados con sus propias herramientas, que les permitiera estar en un espacio ajeno a su idiosincrasia sin perder o hacer mermar su identidad campesina. Esto último pudiera ser el peligro real.

Hoy luego de una semana de estadía en estas tierras, al retornar a nuestras propias realidades advertimos que seguramente la presencia de una Escuela de cine, tv y teatro podría servir para visibilizar las contradicciones y para facilitar herramientas que contribuyan al autoconocimiento como parte de una comunidad que los ha formado y que los continúa formando y preparando para la vida en comuna. Aprovechar la orgánica pre-existente para potenciar su propia organización con objetivos, actividades y tareas claras previamente diseñadas desde Caracas, sede de la EPLACITE, podría ser uno de nuestros objetivos, si queremos empoderar de manera auténtica a las personas que logramos captar como potenciales productores audiovisuales.

URL de este articulo : https://wp.me/p2bGPp-1T3

“El tigre y el venado” : el documental completo.

Posted on Actualizado enn

TYV

 

El director Sergio Sibrian ha puesto en línea este regalo para el mundo desde el corazón ancestral de su protagonista Marcelino Galicia de 103 años de edad quien es la voz de miles de Marcelinos del 32. Un documental que caminó despacio pero sin detenerse durante tres años y medio en El Salvador y el mundo.

URL de este artículo : https://wp.me/p2bGPp-1FB

Entregada al Estado y a la comunidad estudiantil la investigación “Balance y futuro de la televisión comunitaria venezolana”

Posted on Actualizado enn

 

En septiembre 2017, para contribuir con la labor de mantener esta conquista que fueron los medios comunitarios en cuanto ejercicio colectivo y participativo del pueblo comunicador entregamos a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones @Conatel los resultados de nuestra investigación “Balance y Futuro de la TV comunitaria Venezolana“. Esta investigación fue financiada por dicha Comisión. También hicimos públicas esas conclusiones durante las Jornadas Nacionales de Investigación de UNEARTE

 

URL de este artículo: https://wp.me/p2bGPp-1Ef

“Esta Tierra es nuestra”, el nuevo proyecto documental de Juan Pablo Guzmán (Guatemala)

Posted on Actualizado enn

taller1
Juan Pablo manos a la obra en la editora de la izquierda, taller de Managua, septiembre 2010.

taller 2

Tuve la dicha de conocer al compañero guatemalteco Juan Pablo Guzmán en septiembre 2010 en Managua cuando la fundación Luciérnaga me pidió dictar un taller de documentalismo social a un grupo de creadores audiovisuales de Centroamérica. Juan Pablo llegó a Nicaragua como realizador y miembro de los colectivos @red.tzikin y Resistencia de los Pueblos. Hace pocos días me envió desde Guatemala unas fotos de los mapas que acompañan su nuevo proyecto documental “Esta Tierra es nuestra”. Le agradezco por tomar el tiempo de contestar algunas preguntas.

Thierry Deronne, Caracas, 18 de noviembre del 2017

04
Juan Pablo en su constante labor de información junto a las comunidades indígenas de Guatemala

TD – Juan Pablo, ¿cómo vives este nuevo rodaje, ¿cuales son los descubrimientos y las dificultades que encuentras en ese camino?

JP – He pasado filmando este caso de Tzalbal desde el año 2011, las diferentes reuniones y movilizaciones, por lo menos unas 15 reuniones y 60 horas de filmación. En este año 2017 las comunidades recibieron la notificación de que la tierra tiene que ser restituida a la tierra Municipal de Nebaj, ya que ambos, alcalde y vecinos son dueños de la tierra que fue robada en 1984. Eso me motivo a empezar la edición. Este documental surge por una necesidad de las comunidades de difundir y reconocer su propia historia.  Se habla de Genocidio (1982), se habla de robo (1984) o botín de guerra durante los 36 años de conflicto armado. Poco se habla ahora de como el estado desplazó y despojo a las comunidades de sus tierras. Ni las comunidades saben identificar o explicar las operaciones de desplazamiento que sufrieron, ya que se encontraban aislados durante meses adentro de la montaña, buscando lugares de refugio. (Véase http://faccionlatina.org/2015/02/24/el-reordenamiento-territorial-no-es-cosa-nueva/)

Acá en Tzalbal, Nebaj se ve muy claramente como fue este robo, un robo que nunca se concretó, únicamente en papel, porque las y los vecinos regresaron a vivir a pesar de la represión. El objetivo del Estado guatemalteco en esos años era destruir las tierras comunales y apropiarse de ellos para realizar minería, hidroeléctricas y acueductos. En la actualidad a esta política le llaman desalojos y es legal. En 1983 el ejército reorganizó a las comunidades como un plan de contrainsurgencia, estableciendo campos de concentración o Aldeas Modelo. Las comunidades recibieron mucho trabajo psicológico y es por ello que hoy en día existe mucha división y peleas, aunque todos sabes que es vivir bajo la bota militar. Cuando la población se encontraba en el refugio se organizaron de tal forma que refundaron su origen, si venían de Tzalbal, fundaron otro Tzalbal y es por ello que durante el proceso de paz en 1996 retornaron a sus comunidades de origen por una coherencia étnico cultural muy fuerte, sin saber que la habían desmembrado su tierra del título municipal. (Véase https://cmiguate.org/poblacion-desarraigada-y-restitucion-de-la-tierra-de-tzalbal/). Ahora las comunidades están movilizadas por la recuperación de sus tierras y en el mes de agosto de 2017 resolvieron a favor ellas para restituirles la tierra.

El hallazgo más grande de este proceso documental es como la población resistió, de cómo durante meses decidieron no dejar su tierra, que al resistir la concentración estaban decidiendo conservar su cultura y su modo de vida frente a la imposición evangélico/militar del ejército. Otro descubrimiento es saber realmente como le robaron la tierra a la población en su ausencia por la vía de las armas, de cómo sus antepasados nativos indígenas ixiles pagaron la tierra al “Estado” de 1902 para estuviese a nombre de la municipalidad y los vecinos de Santa María Nebaj.  En esta misma línea es importante mencionar el móvil o el objetivo del robo de estas tierras, ya que hoy en día existe un interés muy grande en esta región por capturar el agua de los ríos para acueductos o centrales hidroeléctricas, perforar la tierra para sustraer minerales para el modelo extractivo minero y la matriz energética.

TD – ¿Cómo ves el proceso de edición en la construcción de esta historia?

JP – Colocar toda esta historia de 35 años de despojos y abusos es lo que nos reúne hoy frente a la edición. Muchas dificultades encuentro en el proceso de edición a la hora de explicar las operaciones de guerra. Cómo se hace una referencia específica a un pedazo de tierra de 33 caballerias en donde pasaron las patrullas militares y como existieron 3 puntos de refugio entre dos ríos una serranía altamente controlada y bombardeada.  Esa es mi pregunta hoy, cómo cuento esta historia y cómo la enlazo con los acontecimientos actuales en la política electoral, sistema judicial y procesos de diálogo y negociación frustrados. Lo más difícil es como se habla desde la perspectiva de la población que resistió. Ya que existen todos los papeles que hablan de agresión, pero poco existe o poco se habla de todo lo que la población resistió.

Cómo se habla desde la resistencia, de la necesidad de salir del barranco, la necesidad de sembrar para sobrevivir, de necesidad de vivir sin tener precio como diría el Silvio. Cómo se hace entender que el ejército perdió la guerra porque no pudo matar a la gente. Y hoy esa población celebra la vida y no tiene miedo a seguir organizada y a seguir luchando por sus derechos, por su agua, por sus hijos, porque no hay de otra y porque les da la gana. ¿Cómo? Este documental es una mezcla de muchos datos, actores y hechos, puede ser un proceso histórico de resistencia. No tengo muy claro como lo voy a trabajar, solo quisiera que se comprendiera muy bien porque es un gran privilegio ser un contador de historias y así definirla desde el punto de vista comunitario. Puede llegar a ser una tesis en un futuro.

TD – ¿Con que tipo de televisión sueñas, y si hablamos de crear una escuela de documentalismo, cuales serían para tí sus puntos más importante(s)?

JP – El ambiente noticioso o histórico está plagado de mentiras y miedo. Poder definir la verdad y hacerle frente al miedo es un reto de todo proceso comunitario de cine y televisión. En lugares en donde la contrainteligencia juega un papel la información es un privilegio y un arma de dos filos. Hablando de una televisión nacional y una escuela de documental es importante en nuestro contexto porque en la historia reciente muchas comunidades llevan sus procesos de participación ciudadana y actualmente  existen 75 consultas comunitarias que tienen sus motivaciones históricas directas. (Véase: http://resistenciadlp.webcindario.com/consultas.html ). Esta historia y estos procesos vigentes es necesario contarlos, es necesario tener un acompañante documentalista a la par de la organización comunitaria.

En Guatemala hay 335 municipios y en cada uno por la diversidad cultural existen muchas historias y para ello soñar con un reportero/a en cada municipio estaríamos hablando de 335 estaciones de edición. Estaríamos hablando de 22 departamentos que produjeran 22 programas de televisión en diferentes formatos para llenar la programación de un canal. Es un sueño vigente. Para ello una escuela documental necesita tener varios requisitos como el periodista que se forme necesita estar arraigado en su comunidad para poder organizar un grupo, otro aspecto es tener contacto directo con su cultura para poder contar historias, tener varios proyectos audiovisuales o necesidades de documentar urgentes, un buen carácter interpersonal y un criterio amplio.

Se empieza con poco y se sueña con mucho.

TD – Gracias hermano, seguimos en contacto!

URL de esta entrevista : https://wp.me/p2bGPp-1CR

Estreno nacional de 3 cortos de la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, Television y Teatro, el Sabado 26 de agosto, 6pm, Centro Cultural Parque Central, Sala Antonieta Colon, Caracas

Posted on Actualizado enn

Querido(a) Amigo(a), tenemos el placer de invitarte a nuestro acto “Una television popular para los tiempos de revolucion” el sabado 26 de Agosto de 2017 a las 6pm, en el Centro Cultural Parque Central, Sala Antonieta Colon, donde estrenaremos tres cortometrajes producidos en diversos talleres de la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, Television y Teatro : “Caquetios, escuela en construccion“, “Un puente para Pluton” y “El trapo rojo”, construir una ficcion popular en Camunare Rojo“.

Tambien te presentaremos las conclusiones de un año de investigacion sobre las 35 televisoras comunitarias de Venezuela : https://escuelapopularcineytv.wordpress.com/2016/07/17/propuestas-al-cabo-de-un-ano-de-investigacion-sobre-la-televisora-comunitaria-en-venezuela/.

Nos despedimos recordandote que la entrada es totalmente gratuita y que si asi lo deseas, puedes correr la voz en tu red, y extender la invitación a tus queridos allegados, familiares y amigo(a)s.

URL de este articulo : http://wp.me/p2bGPp-1vx