Técnicas de investigación socio–cultural y recolección de relatos de vida

Cuando nuestra Comuna llegó a la gran pantalla

Posted on Actualizado enn

Ciudad CCS estuvo en el estreno de nuestro documental “Tiempos de lucha” coproducido por la Comuna Altos de Lídice y la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, TV y Teatro y realizado por Jesús Reyes (imagen) y Víctor H Rivera (sonido). La periodista Emily Cazorla @CAZORLAEMY ha recogido la opinión de unxs de lxs comunerxs presentes así como de los realizadores.

Previo al 2020, el Teatro Principal de Caracas se llenó de la alegría, la lucha y la resistencia del pueblo organizado, comunero y revolucionario de los Altos de Lídice, para presenciar la proyección de la película Tiempos de lucha, acciones de una Comuna, realizada en pleno proceso organizativo de la misma, donde los principales protagonistas son las mujeres y los hombres en su cotidianidad urbana.

El trabajo audiovisual fue realizado en Lídice, una barriada del oeste capitalino, en la parroquia Sucre, donde siete consejos comunales durante un año se organizaron y articularon para crear la Comuna Altos de Lídice, con el propósito de unir fuerzas para conseguir el bienestar común. En el cortometraje se pueden presenciar los obstáculos, la perseverancia, los sentimientos, y autoanálisis del pueblo por obtener una suma de felicidad social.

La proyección siguió paso a paso la lucha diaria que se vive para lograr un autogobierno comunal, que permite resolver temas como la salud, el agua, el gas, el transporte, la recreación y el abastecimiento, circunstancias reales de las que no escapa actualmente ninguna comunidad venezolana. Todos los detalles fueron captados: la zona, la solidaridad, la multitud, las verdades, los procesos, la inclusión, los problemas y las soluciones de los Altos de Lídice.

Vecinos disfrutaron verse en las pantallas expresando su cotidianidad en la comuna

Hablan los protagonistas

Durante la presentación, los vecinos y vecinas de la comuna, pusieron de manifiesto la importancia que tiene visibilizar los trabajos y los esfuerzos que se viven diariamente para consolidar un verdadera organización popular.

La vocera de la comuna, Rosiris Zapateiro, destacó: “Para nuestra comunidad es un orgullo estar viéndonos en las pantallas. Al principio no creíamos que íbamos a lograr consolidar tanto la comuna como la película. Demostramos que en tiempos de guerra, nos pudimos levantar y nos seguimos levantando en organización comunal. Esperamos que otros tomen nuestro ejemplo y que se empoderen como poder popular. En Venezuela tenemos hombres y mujeres dispuestos a trabajar para mostrar nuestra verdad”.

Jesús García, parlamentario de la comuna enfatizó, “lo bonito que muestra la película son dos cosas, primero todo el proceso que llevamos a cabo para la construcción de nuestra comuna y segundo la capacidad que tiene el pueblo venezolano para reinventarse, organizarse y vencer en medio de la guerra económica. Los compañeros compartieron y vivieron con nosotros todos los procesos y aquí está el gran resultado las verdaderas vivencias del barrio”.

La vecina Noris Herrera, resaltó “ hoy podemos decir en Lídice comuna o nada. Nadie apostaba nada en esta comunidad, pero Jesús y Víctor sí apostaron en los comuneros y su verdad. Les digo a nuestros hermanos sigamos trabajando para cumplir el legado de nuestro Comandante Chávez. Me siento orgullosa de ser comunera. En esta película nos vemos nosotros mismos como somos, un pueblo real y con dignidad”.

Por su parte los realizadores y promotores del trabajo audiovisual destacaron que convivieron durante un año en la comunidad para poder mostrar, de forma real, cómo se organiza una comuna.

Víctor Hugo Rivera “lo realizamos partiendo desde la idea de un cine directo y social, que narra a la propia gente desde lo que hacen en sus espacios. Durante un año trabajamos y convivimos dentro de la comunidad. Grabamos desde una metodología distinta con otra visión lejos de lo tradicional. En este documental nadie dirigió nada, en ningún momento intervinimos en los diálogos o en su convivencia comunitaria. Tuvimos una buena interacción con la gente al punto que el título lo consolidamos entre todos. De los comuneros de Lídice me llevo el mayor ejemplo de construcción política. Para nosotros como productores nacionales, es importante que se muestre nuestro trabajo que busca reivindicar a las comunidades organizadas del país”.

Jesús Reyes: “Es importante asumir este tipo de realizaciones porque en el cine venezolano no vemos ese reflejo directo de la comunidad. Hemos trabajado desde el respeto y con una estética que denominamos la estética de la dignidad. Estamos haciendo un cine de contestación ideológica, manifestando la verdadera organización comunal. No deformamos la realidad como lo hacen en el cine comercial, donde utilizan la imagen del barrio para burlarse. Me quedo con lo mejor de la comunidad con su comprensión y la empatía que los caracteriza. Ya el mundo empieza a temblar, nos han llamado desde Argentina, Alemania, Suecia, Chile, Francia, Brasil, Grecia, pidiéndonos el documental, con solo ver los tráiler en la red Youtube”.

Con esta película o documental, como se le prefiera llamar, los productores pretenden llevar la realidad venezolana a la luz pública. Dejando de lado esa imagen de barriada pobre violenta y marginal, sino mostrando una de las tantas experiencias, que no son más que el pueblo empoderado trabajando en colectivo por su propio bienestar.

Ciudad Ccs/Emily Cazorla

Fuente: http://noticias.ciudadccs.info/llegan-a-la-gran-pantalla-las-verdaderas-vivencias-del-barrio/

“Las Mercedes – La Forja de un Legado” (filme integral + fotos)

Posted on Actualizado enn

Hace unos meses, las y los compas de la CRBZ conversaron con el equipo de Terra TV sobre la paciente lucha de muchas familias campesinas que en medio de la guerra económica y sin el más mínimo apoyo han logrado cultivar algunas parcelas del inmenso Hato improductivo “Las Mercedes”, en el estado de Barinas (1). Lo(a)s cineastas/formadore(a)s de Terra TV y de la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, Televisión y Teatro, Jorge Henríquez, Víctor Daniel Rivera y Betzany Guedez fueron a visibilizar esta batalla. He aquí un extraordinario documental que también es su primer mediometraje.

Vehículo directo de la palabra campesina, “Las Mercedes – La Forja de un Legado” libera la información del sistema periodístico de “preguntas-con-respuestas”. No traiciona ni recorta la voz del o de la campesino(a). Lo cual se nota también en la técnica sonora: la voz que los cursores de la televisión siempre alzan “muy por encima de lo real” se equilibra aquí con el mundo del trabajo que transforma al ser humano tanto como él lo transforma. Coherencia técnica del sonido con la anhelada colaboración entre campesino (s), animales, tierra y siembra. Hay una verdadera ternura en la mirada hacia los objetos, muy diferente de la relaciôn utilitarista que el capitalismo ha creado con las “cosas”…

La alta calidad estética de este documental también está vinculada con la relación de respeto, de amor y las orientaciones dadas al joven equipo de Terra TV por lo(a)s campesino(a)s. Como dice Jorge Henríquez: “Ahí fuimos amados”.

En la travesía que lleva a estos trabajadores rurales a su parcela, se percibe otro efecto del montaje. Un documental clásico reduciría probablemente la travesía del río y la larga caminata bajo el sol a pocas tomas para decirnos “así es como los campesinos llegan a la tierra para cultivar”. Aquí en cambio los directores reconstruyen la marcha en fragmentos sucesivos, reforzados por el sonido palpitante de los pasos. Estamos caminando con lo(a)s campesino(a)s. Surgen las personalidades de quienes caminan, madres, niñxs, hombres a pie o en moto. Los testimonios dicen la esperanza de los campesinos de que algún día las cosas mejoren. Una paciencia popular que viene de lejos, de una historia colectiva vivida mucho antes de que los “intelectuales” explicaran cómo hacer la revolución. La distancia física que les toca enfrentar dice mejor que cualquier discurso la inmensidad en manos de un solo hombre, la inmensa injusticia reforzada por la negativa a vender gasolina a la gabarra que permite a lo(a)s campesino(a)s pasar de una orilla a otra. Esta larga marcha es, en cierto modo, la imagen de de la Revolución Bolivariana, fe popular contra obstáculos renovados.

Thierry Deronne, Caracas, 4 de septiembre de 2019

Arriba, la asistente de producción y sonido Betzany Guedez, y abajo los realizadores y editores Jorge Henriquez “Bachaco” y Victor Daniel Rivera, el 26 de agosto 2016, durante el estreno del documental “Las Mercedes – La Forja de un Destino” en Caracas, como preludio a las funciones en los territorios campesinos, Venezuela adentro.

Nota:

(1) La situación de la lucha por la tierra sigue siendo compleja en Venezuela. En ciertas partes del país, a pesar de la Ley de Tierras y de las instrucciones del Presidente Maduro de detener cualquier expulsión de campesinos, unas mafias locales (terratenientes, sicarios, paramilitares colombianos, funcionarios sobornados del Instituto de Tierras) siguen intentando recuperar las tierras entregadas a los campesinos por Hugo Chávez. Gracias a las luchas campesinas y en cierta medida a las campañas de los medios alternativos, el gobierno bolivariano ha reanudado la entrega de títulos de propiedad, como lo demuestran los casos recientes de los predios del “Trébol” y “Santa María”, en el estado Zulia.

URL de este articulo: https://wp.me/p2bGPp-1XH

“Ventea”, el documental de Victor Hugo Rivera en linea

Posted on Actualizado enn

Victor Hugo Rivera (foto), formador de la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine y Televisión, nos cuenta como realizo el documental “Ventea” para la nueva televisora campesina Terra TV.

La propuesta sale de filmar fragmentos de la propia cotidianidad de cada comunidad en que caminaba, entendiendo que siempre caminaba en cada lugar y veía el espacio pues y asi como veía mucho el espacio y escuchaba cada vez mas cosas, recuerdo que el primer día que llegue veía mucho el cielo y la sierra y las estrellas era como un lugar mágico dentro del país como escondido, caminaba caminaba filmaba conversaba mucho con la gente hasta que uno pudiera convertirse… pasar desapercibido, poder ser invisible… escuchaba mucho a la gente… y por lo menos la primera casa que grabé, recuerdo al senor de 82 anos que sin mediar muchas palabras cuando tenia rato de filmar su trabajo de cada manana me sorprende con una taza de cafe y una arepa con un queso de cabra.

Cada fragmento que iba grabando, se volvía como.. un síntoma.. como una.. un espejo quizás.. el propio rostro del entorno, fue generando esa comprensión por las cosas, por los espacios por donde uno estaba pasando, mas allá de lo estético que es propio del lugar, transmitía mucha vida, filmaba unos cuantos minutos, filmaba.. había tanta vida demás, quería que eso se sintiera en la cámara, la… la presencia constante del viento, tantas cosas sin filmar ayudaban a entender el lugar y a filmar, a veces vi cosas bellas, pero respete, no filme, consciente de perder a lo mejor una bella imagen pero consciente también, de sentir que tenia que dejar de filmar para tener el debido respeto. Cada plano en si es un fragmento de infinitos detalles que hay en el estado. Y también eran momentos fugaces que uno pasaba con la gente y uno percibía mucha gente de la gente que transforman el mundo sin perder la sencillez.

Ahora todas estas cosas antecedieron antes del momento mas central del propósito que era la segunda Marcha Campesina que llego al estado Falcón. La marcha como actividad final, era un reto titanico de llevar a toda la gente hasta Coro, pero todo lo demás fue cogiendo mucha fuerza y la marcha quedo como un espacio mas en que me sumé, quizas filmé y tratando de entender lo que había filmado anteriormente, empece a editar todo acá. Habia un conjunto de discontinuidades que se fueron entrelazando, ademas de visualizar el material alrededor de un mes y cinco días, uno trata de conectar tantas vivencias que se dieron con la gente y…

Habia mucha intuición… si, ahí desde el primer momento, este… por lo menos de cada espacio recorrido uno percibe mucha energía de la gente. La cámara fue como un elemento mas que estuvo dentro del entorno, en ningún momento asumí el gesto formal de filmar, uno era lo mas sigiloso a la hora de rodar, la cámara era una compañera mas que andaba con uno, no había esa postura quizás egocéntrica del artista que viene a hacer planos, no, uno va con toda la sencillez a hacer su trabajo, y toda esa energía se transmite dentro de la filmación. Dentro de la magia del montaje uno ha estado en un nivel un poco mas concentrado de lo que se venia trabajando, uno ha pasado allá una semana y uno siente que ha estado mucho mas tiempo, hay una intensidad de cada espacio, pareciese que fue mas tiempo, que fuese mas denso inclusive. Todo sale en el montaje, o sea a uno le ha tocado inhalar, hilar, tejer, esos fragmentos que se fueron filmando, se siente como en cada plano hay ideas, momentos fugaces pero que también quedan en la percepción del espectador, estuve adelantándome a lo que podría percibir el espectador.

URL de este articulo : https://wp.me/p2bGPp-1WC

Mireya, la primera habitante (por Betzany Guedez de Terra TV)

Posted on Actualizado enn

El equipo de Terra Tv ha tenido la oportunidad de tener diferentes espacios formativos e intercambios colectivos con la comunidad el Esfuerzo del Estado Portuguesa, Venezuela, donde en algunas conversaciones y recopilación de testimonios con habitantes del sector siempre surgía la pregunta de “cómo se había conformado la comunidad” ? “Quienes habían sido sus primeros habitantes” ? Todos coincidían y aseguraban que fue Mireya la primera persona en tomar la decisión de entrar en las tierras. En varias ocasiones quisimos compartir y acercarnos a ella para que nos contará un poco sobre cómo fue esa experiencia, pero por motivos de su personalidad nos evadía. Sin pensarlo después de varios momentos compartidos que tuvimos con Mireya un día de manera muy espontánea decidió contarnos su historia.

Fueron casi 4 días de vivencias con ella donde más allá de tener la oportunidad de saber cómo había llegado a las tierras del Esfuerzo, de manera muy humilde y amigable se pudo vivenciar con ella un poco de su vida personal, en su casa que fue la primera en construirse en el sector pasábamos el rato tomando café, echando cuento, hablando de los espantos, lavamos en el río, atendimos sus animalitos y hasta contemplamos la noche viendo las estrellas para irnos a dormir.

En otras ocasiones cuando el Equipo de Terra Tv junto con la comunidad andaba desplegado por las casitas del Esfuerzo recopilando información colectiva a Mireya no le gustaba ni que le tomaran una fotografía siempre se negaba a expresarse, es por eso que en estos momento es importante reflexionar un poco que se debe tomar más enserio la teoría de la comunicación participativa y comunitaria donde nos orienta que los procesos no deben ser apresurados y atropellados para conseguir una información.

Mireya, nos cuenta que un día muy tempranito agarró los trapitos de sus 3 hijos más pequeños los metió en un saco y se fue a vivir en medio del bosque teca por una necesidad urgente de una problemática que le sucedía en ese momento, cuando llega al sitio donde había decidido ubicarse agarró su machete y comenzó a construir su casita de madera.

Esa primera noche nos dice que sus hijos tenían mucho miedo por el ruido de los animales y la soledad que sentían en medio de más de 600 hectáreas donde solo existían árboles y animales, los vecinos cercanos a ella de la comunidad donde vivía sabían que se había ido a vivir en medio del bosque de teca y desde una cerca la apoyaban con comida y algunas cosas personales para ella y sus hijos.

Así inicia su estadía en ese lugar fueron pasando los días y sigue construyendo y organizando su casita, aunque sus niños sentían un poco de miedo por las noches y tenían carencias nos dice que la tranquilidad para ella era más importante que cualquier cosa.

Las tierras del Esfuerzo en ese entonces estaban bajo el control de unas personas que una vez sin importarle el daño que le iban hacer a la naturaleza destruyeron los árboles autóctonos para sembrar tecas y venderlas en un aserradero que construyeron muy cercano a la zona. Cuando esos personajes se enteraron que Mireya estaba haciendo vida en medio del bosque comenzaron a molestarla, nos cuenta que sobre todo por las noches les llegaban diciéndole cosas amenazándola y hasta un día querían tumbarle la casita con un tractor, de esta manera Mireya resiste 6 meses cuando un día de semana santa la sorprenden sus familiares lleno de mucha alegría, donde le traían cosas para sus niños, comida, ropa, y nos señala que fueron a pasar un rato con ella y fue tanto el compartir agradable de ese momento que también decidieron quedarse en el bosque de tecas para iniciar por las vías legales las luchas de las tierras.

La historia fue contada en una entrevista de video y conversaciones personales.

DCIM611MEDIA
DCIM611MEDIA
DCIM611MEDIA
DCIM611MEDIA
DCIM611MEDIA
DCIM611MEDIA

URL de este artículo : https://wp.me/p2bGPp-1Vv

Un taller de Terra TV con una comuna campesina en Venezuela (16-21 de julio 2018), por Marilena Jara

Posted on Actualizado enn

El domingo 15 de julio de 2018 una equipo de 5 formadoras de Terra TV y de la EPLACITE, Escuela de Cine, Television y Teatro, llegamos a Portuguesa, un estado llanero. Al caserío El Esfuerzo conformado por familias lejanas, cercanas, amigas y enemigas.

Estando allí vimos claras contradicciones. Una familia compuesta por un viejo hombre, una joven mujer madre de una bebé y de dos niños varones no mayores de ocho años, todos esclavos, todos oprimidos por un sistema que no termina de morir. Otra familia formada por un joven hombre, una joven mujer madre de tres niños que no pasan de ocho años, todos libres, todos soberanos. ¿Cómo lo notamos? En sus cuerpos alegres, en sus picardías, en la vitalidad de sus acciones, en los tonos de sus voces y en sus espaldas, más erguidas. Seguramente esta libertad no es pura, es posible que esté atravesada por prácticas que oprimen, sin embargo el poder decidir, decir ‘sí acepto’ o ‘no quiero eso’, lo vimos en el actuar de la familia alegre. La escala de grises a oscuro la pudimos palpar en la casa de la familia esclava y la escala de grises a claro la pudimos ver en la casa contraria.

El esqueleto de una escuela es el espacio de encuentro, donde oprimidos y conscientes de su opresión coinciden con sus presencias, con sus pareceres, en acuerdos beneficiosos para el colectivo organizado a pesar de sus diferencias y dificultades. Aquí marcamos nuestro punto de partida para facilitar el saber del cine, de la televisión y del teatro a través de algunas dinámicas que se fueron tejiendo sobre el camino en contacto con el feed-back que íbamos recibiendo de algunos niños, de algunas mujeres y de algunos hombres. Así pasamos cinco días explorando este territorio y a su vez siendo exploradas por sus lugareños.

Sobre un cuento cantado intentamos señalar quiénes eran los opresores y los libertadores de tales opresiones. Fuimos identificando nuestra presencia con este canto que nos permitió hablar un poco sobre unos cuantos principios básicos de una imagen en movimiento. Realizamos algunos ejercicios de cómo preparar nuestro cuerpo para ‘decir algo’.

Nuestra presencia como Escuela de cine, tv y teatro coincidió con la inspección por parte del Estado venezolano para verificar que la gente de “El Esfuerzo” no esté impactando con su actividad agraria el suelo de este lugar donde hay sembrado cientos y cientos de árboles de teca, siembra que pertenece a un antiguo terrateniente con su poder aún vigente. Sin embargo es el mismo Estado a través del gobierno del Presidente Nicolás Maduro, recién electo y continuador de la política del Presidente Chávez, fallecido en el año 2013, quien a través de la política agraria con el otorgamiento de títulos de propiedad sobre las tierras trabajadas por productores del campo, quien protege a estos mismos campesinos de una amenaza de desalojo.

Aquí Estado y gobierno están enfrentados. Por un lado los antiguos dueños de los árboles de teca y por otro lado los campesinos que decidieron vivir allí en El Esfuerzo, trabajar estas tierras, sembrarlas y que hoy pueden decir que son soberanos al sembrar lo que comen. Contrario al caraqueño, al habitante de cualquier ciudad venezolana que tiene que comprar todo procesado. Hoy, un citadino carece de soberanía alimentaria mientras que un campesino empoderado es un ser soberano, se podría decir que libre en cuanto a su capacidad de generarse su propio sustento-alimento para vivir.

Qué piden los habitantes de El Esfuerzo ante las autoridades que los vienen asediando desde que se les otorgó la titularidad de la tierra que trabajan: ‘que los dejen en paz’, sembrando lo que van a comer mañana, habitando sus casas en las que conviven rodeados de animales que a su vez representan su universo cosmogónico. Que cese la amenaza continua de desalojo, amparada en leyes ambientales empleadas de manera grosera, interesada a favor de los antiguos dueños de la siembra de árboles de teca con las cuales se pretende señalar un supuesto impacto ambiental por parte de estos habitantes.

Si habláramos de impacto ambiental de acuerdo a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela debería considerarse como positivo en proyección al impacto social, económico, cultural y psicológico más allá del Estado Portuguesa, por parte de la gente de El Esfuerzo. Podríamos decir que estas familias sí hicieron la tarea que el Presidente Chávez pidió en su momento, que era que cada casa, comunidad o comuna creara su propio conuco. Para las ciudades habló de los cultivos organopónicos, pero le hicimos caso omiso.

La sabiduría de la gente que habita este caserío es vasta, sus saberes son múltiples. Ahora sería justo que la educación formal se adecuara-adaptara a su forma de vivir, de tal manera que al salir a la ciudad, espacio donde las formas de convivencia son muy opuestas a las del campo, los campesinos fueran blindados con sus propias herramientas, que les permitiera estar en un espacio ajeno a su idiosincrasia sin perder o hacer mermar su identidad campesina. Esto último pudiera ser el peligro real.

Hoy luego de una semana de estadía en estas tierras, al retornar a nuestras propias realidades advertimos que seguramente la presencia de una Escuela de cine, tv y teatro podría servir para visibilizar las contradicciones y para facilitar herramientas que contribuyan al autoconocimiento como parte de una comunidad que los ha formado y que los continúa formando y preparando para la vida en comuna. Aprovechar la orgánica pre-existente para potenciar su propia organización con objetivos, actividades y tareas claras previamente diseñadas desde Caracas, sede de la EPLACITE, podría ser uno de nuestros objetivos, si queremos empoderar de manera auténtica a las personas que logramos captar como potenciales productores audiovisuales.

URL de este articulo : https://wp.me/p2bGPp-1T3

“El tigre y el venado” : el documental completo.

Posted on Actualizado enn

TYV

 

El director Sergio Sibrian ha puesto en línea este regalo para el mundo desde el corazón ancestral de su protagonista Marcelino Galicia de 103 años de edad quien es la voz de miles de Marcelinos del 32. Un documental que caminó despacio pero sin detenerse durante tres años y medio en El Salvador y el mundo.

URL de este artículo : https://wp.me/p2bGPp-1FB

Entregada al Estado y a la comunidad estudiantil la investigación “Balance y futuro de la televisión comunitaria venezolana”

Posted on Actualizado enn

 

En septiembre 2017, para contribuir con la labor de mantener esta conquista que fueron los medios comunitarios en cuanto ejercicio colectivo y participativo del pueblo comunicador entregamos a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones @Conatel los resultados de nuestra investigación “Balance y Futuro de la TV comunitaria Venezolana“. Esta investigación fue financiada por dicha Comisión. También hicimos públicas esas conclusiones durante las Jornadas Nacionales de Investigación de UNEARTE

 

URL de este artículo: https://wp.me/p2bGPp-1Ef