Los campesino(a)s de la Marcha Admirable reciben un primer taller de realizacion audiovisual para crear los programas de Terra TV

Posted on Actualizado enn

Despues de recibir las orientaciones de las campesinas y los campesinos procedentes de toda Venezuela para construir la forma y los contenidos del canal Terra TV, la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, Tv y Teatro les ha dictado un primer taller de realizacion audiovisual. De esta forma se esta iniciando concretamente la red de productores audiovisuales de Terra TV. El taller teorico-practico fue dictado a 23 companero(a)s campesino(a)s por Yarumi Gonzalez, Victor Hugo Rivera, Betzany Guedez y Thierry Deronne, los dias 16 y 17 de agosto 2018. Fotos de Jonas Boussifet.

URL de este articulo : https://wp.me/p2bGPp-1U2

Anuncios

“¿Por qué no grabar uno mismo su propia imagen ?” Campesinas y campesinos de toda Venezuela definen los contenidos de Terra TV

Posted on Actualizado enn

T 15.jpgEl 13 de agosto 2018 el equipo de la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, TV y Teatro se ha reunido con las compañeras y los compañeros campesinos que cruzaron toda Venezuela en su Marcha Admirable de 400 km, para solicitarles que definan la forma y los contenidos del canal Terra TV.

T 19.jpg

T 10

Para José Ramón Bastardo Martínez, del Estado Bolivar: “nosotros sembramos ahora un tomate y sin regar agua en diciembre cosechamos el triple de lo que cosechan afuera con agua, pero esto los medios no lo pueden decir. Esto se queda quietico ahí, porque hay producción por la Patria y esto no conviene mostrarlo. Hace unos años yo decía que iba a formar una escuela de campesinos, pero no era formando campesinos sino hombres de campo. Para esos muchachos que viven en la ciudad, con sus padres y sus madres que están en suma necesidad, ensenarles a ordeñar una vaca, manejar maquinas, montar un caballo, agarrar un hacha, agarrar una escardilla, como lo estaban pasando en ese video…

T 12.png

Dice Neida Rodríguez del Estado Portuguesa : “Cuando ustedes nos preguntan cómo podría ser una televisión campesina, en nuestras propias tierras, en nuestros espacios, yo diría que podrían hasta hacer por qué no, una novela de la mujer campesina, del hijo campesino, del esposo campesino, hacer la novela desde allí, vivir la vivencia de nosotros los campesinos. Si hacen novelas de todo, del Río Arauca, por qué no la pueden hacer desde ahí, desde la vida real del campesino, una novela de amor para toda Venezuela y no solamente para Venezuela, sino para toda Latinoamérica. Cómo es la mujer y el hombre campesino, porque tenemos un corazón grande como campesinos, que el mundo no lo sepa es porque nos tienen ocultos, pero gracias a Terra TV, la televisora popular que va a llevar nuestra voz, nuestro sentir a los hermanos países, para que vean cómo es el trabajo del campesino y de la campesina cuando se levantan a las 4 de la mañana con la faena, con lo que hay que hacer verdad, por eso digo por qué no hacer una telenovela, cuando se para temprano con su taparita donde lleva el agua, por qué no tenemos derecho los campesinos, sin maquillaje, sin disfraz, a otra fronteras, o un documental como hablan ustedes, para que vean cómo se trabaja, cómo se hace la producción. Si ustedes vieran a nuestros hijos, a nuestros nietos, cómo siembran, o cómo andamos, porque hasta caminamos descalzitos, entonces se podría hacer una novela donde estamos lavando, donde estamos en la orilla de un río, donde estamos cocinando en un fogón o estamos en una casa que no es de bloque sino en un rancho campesino, una casita de palma. Nosotros estamos produciendo todo, estamos en la gloria. A pesar de todo estamos bien en nuestro campo. Nos da tristeza la mujer de la ciudad, porque cuando se levanta el hijo le pide comida, cuando hay hambre, hay hambre, entonces por qué no vienen a cultivar con nosotros, en tiempo de vacaciones, en diciembre, por qué no van con nosotros al campo, no digo que se muden, pero van a ver que después van a empezar a construir casas con nosotros. Nosotros somos olvidados en la cuestion de las instituciones, en el tema de los insumos, del abono, de las semillas… Y porque nosotros los campesinos no podríamos ser como ustedes, tener un estudio, Terra Tv, les digo que vayan a los predios para ver la calidad de gente que somos y sí me gustaria que hagan una novela para que la gente espere la hora y diga vamos a ver la novela de los campesinos y que vea día a día cómo va la evolución de la mujer campesina, cómo se va mejorando la situación… Gracias a Terra TV por haber seguido la marcha paso a paso y les digo, esto es un comienzo, un despertar del campesino porque todavía nos queda tela por cortar.

T 14.jpg

Otro compañero campesino del estado Zulia explica que “Terra TV es un espacio grande para desarrollar todo el potencial cultural de nuestro pueblo, la danza, la musica, la gastronomia, estoy hablando de una cultura que nace en nuestros pueblos, de unas raíces, es diferente a lo que se monta en una escuela, en una casa de la cultura. Hay toda una transculturización, tenemos que valorar lo que hace nuestra gente, nuestros campesinos. Por su parte el militante Andrés Alayo expresa : “¿Por qué Tierra TV aparece en El Esfuerzo y no en el Tunal ?, ¿por qué? Porque hay una opcion en El Esfuerzo, una comunidad campesina, que fue desalojada, su escuela quemada, hay una comunidad construyendo, que es un modelo agrícola totalmente diferente del Tunal. Es una lucha comunicacional con actores concretos ¿Cómo construir otro modelo productivo u otra hegemonía sino con los instrumentos en manos del pueblo ?”

T4.jpg

Arbonio Ortega, uno de los líderes de la marcha campesina, del estado Portuguesa : “uno recuerda unos años atrás cómo era Vive TV en la lucha y uno decía: para trabajar la tierra, el asadón, la escardilla, el arado y para la lucha, la televisión, la comunicación… unas armas que les meten miedo al terrateniente y al latifundista. También era un momento de integración. Uno se integraba y hasta perdía el miedo de hablar, de hablar a la cámara, al micrófono y la integración entre periodista, reportero, campesino… Esos muchachos del canal agarraban la mochilita y se iban para el campo, así era Vive. Yo me acuerdo varias veces, el Esfuerzo Bolivariano en Guanarito, a caballo, con el agua en la cintura… y esa era una gozadera, con la cámara en la mochila y no era una camarita de esas chiquitas de hoy, era una perola grande que cargaban en el lomo, grabando lo que era la lucha, no eran como esas pistolitas de juguete de hoy, pero hacen el mismito daño y quizás más, todo está en cómo se le de el enfoque ¿Cuántos casos no se documentaron al principio? 2006, 2005, donde se sorprendía a los campovolantes en plena faena montando guardia armada y salieron tantos documentales. El sector campesino cuántos programas no tenía, me acuerdo “A desalambrar” en Vive TV. Cuántas imágenes no vimos ahí de tantos compañeros, hoy caídos, muertos, desaparecidos. Cuántos compañeros no dijeron palabras a favor de la lucha y después se convirtieron en terrófagos, vendiendo las tierras, esto también sirve para la reflexión. Para aprender de esos que llamamos los vivarachos de la tierra. Nuestra idiosincrasia, el intercambio de nuestra idiosincrasia también, a través de la televisión.

“En El Esfuerzo, “Jota” de Terra TV estaba esperando a un ministro en Acarigua mientras los terratenientes quemaban la escuela, y ahí llego él con la cámara, eso fue letal, a lo mejor sin la cámara las instituciones no se movían, si bien los niños del Esfuerzo lo iban a grabar con sus tabletas, pero letal fue Jota con su cámara. Los canales privados como Venevisión llegaron a grabar novelas como “Doña Bárbara”, ni el dialecto pegaba, es como una burla. Uno ve la Doña Barbara, la lee y no tiene nada que ver, tergiversan la novela como tal. Para Rómulo Gallegos sería una verguenza si estuviera viendo esto. En cambio, si los mismos personajes se mantienen, los dialectos, la idiosincrasia, así hayan pasado años, el ambiente pega. Ahí también, en este caso, la televisión se vuelve necesaria, para mantener vivo nuestro acervo, nuestra idiosincrasia, nuestra forma de ser, nuestra forma de pensar ¿Qué más bonito que grabar uno mismo su propia imagen ? Todavía andan algunos batallando, como la compañera de Colombeia, los compas de Terra TV, pero Vive TV se perdió totalmente, no se parece nada a como empezó. Al inicio los compañeros se iban a donde había una lucha, porque sentían que tenían que ir, “¡vamos!”, sin pedir nada a cambio, a veces hasta sin hamaca, a vivir la realidad del campo, con plaga y todo. Veo Terra TV como una buena iniciativa que nos va a despertar en este momento de la Historia. Creo que es crucial en este momento histórico que estamos viviendo, en esta encrucijada, porque cuando el enemigo está queriendo volver a robarnos nuestras tierras, quiere desatar una guerra al campesinado, la comunicación va a jugar un papel importante, porque esta batalla la vamos a tener que dar. Llegamos o nos quedamos. El latifundista viene por nosotros y nosotros no lo vamos a permitir. A través de la comunicación vamos a mostrar los grados de unidad, de organicidad, la capacidad de movilización que podemos hacer y esto va a ser un arma letal contra el imperialismo. Desde la plataforma campesina creo que no hay una iniciativa tan importante como Terra TV y la apoyaremos en todos los aspectos como lo hemos venido haciendo hasta ahora.

Otra cosa, el intercambio a nivel internacional. Aquí el elemento de poder es la tierra. Nos quieren eliminar para conquistar el monopolio de la tierra y de sus recursos, por eso nos matan.

T 21.jpg

Douglas Quintero, del Estado Trujillo prosigue : “¿cómo me imagino yo la televisión de los campesinos? Primero, como un instrumento de formación sociopolítica. Segundo, como una herramienta didáctica para impartir conocimientos al campesino. Porque con la guerra económica nos hemos dado cuenta que estamos en pañales a la hora de producir. Porque nos quitan el suministro de insumos, de químicos, que son componentes de la agricultura convencional y nos bajan casi al cero la producción ¿Qué refleja esto? Que nosotros los campesinos, a pesar de que tenemos el conuco como herramienta de producción, nos falta mucho todavía. Muchos campesinos a nivel nacional no saben lo que es un compostero o no saben que a través de un biodigestor podemos producir gas. La televisión podría ayudarnos en esto además de la formación para reforzar la lucha política. Yo quisiera que existan espacios para transferir la tecnología, por ejemplo, entendiendo que el abono orgánico es más potente que el abono químico y así lo produciríamos en toda la finca. Creo que hay gente que no identifica la diferencia entre la agricultura tradicional y la agricultura orgánica, que es la agricultura orgánica la que nos va a dar la emancipación como campesinos y que nos va a deslindar de una empresa como Agropatria, pero no buscamos la forma de salir de esto. Ya se quebró la coyuntura. La guerra económica nos ha traído cosas malas pero también cosas positivas como la de darnos cuenta que hay otras herramientas para potenciar la producción y para que la alimentación vuelva a llegar. De 2016 en adelante, la mayoría de los rubros eran regalados, el arroz, la harina de maíz, lo cárnico, hoy ya ni la ferias campesinas son una opción viable, un kilo de papas te vale dos millones; nos quebraron, hasta un cambur te vale un millón un kilo, que era lo más barato. Tenemos que ir más a fondo y con esta televisora aprender cómo se puede producir semillas de cebolla, de papa, aquí tenemos todos los climas. Introducir conocimientos como el de la granja integral, para que el productor sea más eficiente, más integral a la hora de producir y va a haber más felicidad tanto hacia los consumidores como los productores. Va a haber menos cánceres.

T 23.jpg

Una compañera campesina del Estado Barinas concluye : “es importante la visibilización del trabajo, la visibilización del trabajo, la visibilización de lo que los medios no hacen. Porque el medio privado a veces muestra el campesino pero lo muestra como el pobrecito, como por ejemplo, la mujer que tiene que casarse con un marido rico para poder dejar de ser campesina. Nosotros no queremos que nos vean como pobrecitos, nosotros somos los que estamos trabajando y produciendo la comida para que este país pueda salir adelante. Pero las instituciones se han prestado para los intereses de los grandes ricos que tienen cómo pagarlas por debajo de la mesa. Pero somos nosotros los que sembramos. Queremos que nos muestren como somos, orgullosos de ser campesinos. Yo por ejemplo estoy estudiando, pero también quiero sembrar, también quiero tener un pedacito de tierra por ahí. La agroecología es la que da la independencia al campesino. Los campesinos estamos dependiendo de semillas de transnacionales y no queremos trabajar con químicos, con transgénicos. Los campesinos son los que van dejando progresivamente a sus hijos los conocimientos ancestrales, entonces tenemos que buscar y ver dónde están esos conocimientos. Eso es lo que necesitamos. Cómo logramos mantener las semillas del maíz, por ejemplo, en estos momentos el Instituto Agroecológico Latinoamericano Paulo Freire, están trabajando con algunas. No tienen seguridad, no tienen nada y ellos impulsan todo el tema agroecológico. Tienen un programa que se llama “Maestro pueblo”: yo soy campesino, voy, veo y usted campesino va a formar a otros campesinos, usted va a dar clases de cómo se cultiva la tierra, no como esos ingenieros que vienen a mandar ¿Y cuál fue la forma de reivindicar la marcha cuando todos los medios la invisibilizaron ? Fue una cadena nacional. Porque fue una marcha de pobres, caminando se vinieron, cuando tenían un camión que cargaba el agua y resulta que el camión se dañó. Ahí cualquiera habría dicho yo me devuelvo, porque imagínese, sin agua y sin comida; y resulta que la misma gente fue la que dijo: yo quiero que ustedes lleguen allá y yo les voy a colaborar y la gente salió y sacó agua y les dio. Dijeron vengan, entren a mí casa, aquí se pueden quedar, aquí hay comida para que ustedes lleven. O sea, esas cosas nos llenó a todos en este momento en particular, por todo el logro que se ocasionó por esa marcha, que yo creo que no pensaron que iban a lograr tanto. La gente como que le llegó la esperanza, se sintió orgullosa y dijo por fin, despertaron, porque era la única forma; todo el mundo se queja, pero hasta ahora, hasta hoy fue la única acción que se hizo para denunciar, para que el Presidente Nicolás Maduro se diera cuenta de lo que estaba pasando, se diera cuenta de que sí estábamos mal, que sí teníamos problemas y que esos problemas no son de ahorita, ¿cuántos años tenía el compañero Parra peleando por las tierras? No tenía un mes, no tenía dos días, porque hicieron la marcha yo voy a aprovechar de meterme aquí, tenían seis años metidos en esas tierras ¿Cómo lo mataron y por qué lo mataron de esa manera? Lo torturaron para que el resto de los campesinos se fueran de ahí, para que huyeran… Y ese campesino no fue que lo mataron de repente, ese y muchos campesinos de los que están aquí se cansaron de denunciar, de ir a los lugares, pero qué dijo el dueño de esos predios: bueno, es un pobre campesino, yo lo mato, yo le pago al juez, yo le pago a los policías, yo salgo bien y el campesino, nadie supo más del campesino. Gracias a esta marcha se está intentando hacer justicia, yo creo que se puede lograr hacer justicia por ese campesino y por otros dos campesinos que también murieron en ese mismo lugar y por la misma gente.”

URL de este articulo : https://wp.me/p2bGPp-1Tb

Un taller de Terra TV con una comuna campesina en Venezuela (16-21 de julio 2018), por Marilena Jara

Posted on Actualizado enn

El domingo 15 de julio de 2018 una equipo de 5 formadoras de Terra TV y de la EPLACITE, Escuela de Cine, Television y Teatro, llegamos a Portuguesa, un estado llanero. Al caserío El Esfuerzo conformado por familias lejanas, cercanas, amigas y enemigas.

Estando allí vimos claras contradicciones. Una familia compuesta por un viejo hombre, una joven mujer madre de una bebé y de dos niños varones no mayores de ocho años, todos esclavos, todos oprimidos por un sistema que no termina de morir. Otra familia formada por un joven hombre, una joven mujer madre de tres niños que no pasan de ocho años, todos libres, todos soberanos. ¿Cómo lo notamos? En sus cuerpos alegres, en sus picardías, en la vitalidad de sus acciones, en los tonos de sus voces y en sus espaldas, más erguidas. Seguramente esta libertad no es pura, es posible que esté atravesada por prácticas que oprimen, sin embargo el poder decidir, decir ‘sí acepto’ o ‘no quiero eso’, lo vimos en el actuar de la familia alegre. La escala de grises a oscuro la pudimos palpar en la casa de la familia esclava y la escala de grises a claro la pudimos ver en la casa contraria.

El esqueleto de una escuela es el espacio de encuentro, donde oprimidos y conscientes de su opresión coinciden con sus presencias, con sus pareceres, en acuerdos beneficiosos para el colectivo organizado a pesar de sus diferencias y dificultades. Aquí marcamos nuestro punto de partida para facilitar el saber del cine, de la televisión y del teatro a través de algunas dinámicas que se fueron tejiendo sobre el camino en contacto con el feed-back que íbamos recibiendo de algunos niños, de algunas mujeres y de algunos hombres. Así pasamos cinco días explorando este territorio y a su vez siendo exploradas por sus lugareños.

Sobre un cuento cantado intentamos señalar quiénes eran los opresores y los libertadores de tales opresiones. Fuimos identificando nuestra presencia con este canto que nos permitió hablar un poco sobre unos cuantos principios básicos de una imagen en movimiento. Realizamos algunos ejercicios de cómo preparar nuestro cuerpo para ‘decir algo’.

Nuestra presencia como Escuela de cine, tv y teatro coincidió con la inspección por parte del Estado venezolano para verificar que la gente de “El Esfuerzo” no esté impactando con su actividad agraria el suelo de este lugar donde hay sembrado cientos y cientos de árboles de teca, siembra que pertenece a un antiguo terrateniente con su poder aún vigente. Sin embargo es el mismo Estado a través del gobierno del Presidente Nicolás Maduro, recién electo y continuador de la política del Presidente Chávez, fallecido en el año 2013, quien a través de la política agraria con el otorgamiento de títulos de propiedad sobre las tierras trabajadas por productores del campo, quien protege a estos mismos campesinos de una amenaza de desalojo.

Aquí Estado y gobierno están enfrentados. Por un lado los antiguos dueños de los árboles de teca y por otro lado los campesinos que decidieron vivir allí en El Esfuerzo, trabajar estas tierras, sembrarlas y que hoy pueden decir que son soberanos al sembrar lo que comen. Contrario al caraqueño, al habitante de cualquier ciudad venezolana que tiene que comprar todo procesado. Hoy, un citadino carece de soberanía alimentaria mientras que un campesino empoderado es un ser soberano, se podría decir que libre en cuanto a su capacidad de generarse su propio sustento-alimento para vivir.

Qué piden los habitantes de El Esfuerzo ante las autoridades que los vienen asediando desde que se les otorgó la titularidad de la tierra que trabajan: ‘que los dejen en paz’, sembrando lo que van a comer mañana, habitando sus casas en las que conviven rodeados de animales que a su vez representan su universo cosmogónico. Que cese la amenaza continua de desalojo, amparada en leyes ambientales empleadas de manera grosera, interesada a favor de los antiguos dueños de la siembra de árboles de teca con las cuales se pretende señalar un supuesto impacto ambiental por parte de estos habitantes.

Si habláramos de impacto ambiental de acuerdo a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela debería considerarse como positivo en proyección al impacto social, económico, cultural y psicológico más allá del Estado Portuguesa, por parte de la gente de El Esfuerzo. Podríamos decir que estas familias sí hicieron la tarea que el Presidente Chávez pidió en su momento, que era que cada casa, comunidad o comuna creara su propio conuco. Para las ciudades habló de los cultivos organopónicos, pero le hicimos caso omiso.

La sabiduría de la gente que habita este caserío es vasta, sus saberes son múltiples. Ahora sería justo que la educación formal se adecuara-adaptara a su forma de vivir, de tal manera que al salir a la ciudad, espacio donde las formas de convivencia son muy opuestas a las del campo, los campesinos fueran blindados con sus propias herramientas, que les permitiera estar en un espacio ajeno a su idiosincrasia sin perder o hacer mermar su identidad campesina. Esto último pudiera ser el peligro real.

Hoy luego de una semana de estadía en estas tierras, al retornar a nuestras propias realidades advertimos que seguramente la presencia de una Escuela de cine, tv y teatro podría servir para visibilizar las contradicciones y para facilitar herramientas que contribuyan al autoconocimiento como parte de una comunidad que los ha formado y que los continúa formando y preparando para la vida en comuna. Aprovechar la orgánica pre-existente para potenciar su propia organización con objetivos, actividades y tareas claras previamente diseñadas desde Caracas, sede de la EPLACITE, podría ser uno de nuestros objetivos, si queremos empoderar de manera auténtica a las personas que logramos captar como potenciales productores audiovisuales.

URL de este articulo : https://wp.me/p2bGPp-1T3

Taller en la Comuna Socialista Altos de Lidice, Caracas (julio 2018)

Posted on Actualizado enn

En Caracas se acaba de conformar una comuna más,  la#ComunaSocialistaAltosDeLidice. Sus vocer(o)as se reunieron con la @cine_escuela para organizar un ciclo de capacitación de un núcleo de cronistas audiovisuales. ¨En medio de tanta chamba, en medio de tanta vaina, hay que seguir cuidando lo bonito del barrio…¨ dice el compa Jesus Garcia. Fotos de Jesus Reyes y Victor Hugo Rivera. Taller dictado por Jesus, Victor y Marilena Jara el día 7 de julio de 2018.

 

URL de este artículo : https://wp.me/p2bGPp-1NU

Reportaje fotográfico integral de nuestro taller de realización audiovisual en la Comuna El Esfuerzo, Estado Portuguesa, Venezuela

Posted on Actualizado enn

Yarumi Gonzalez, Jesus Reyes, Victor Hugo Rivera, Juan Jose Moreno y Betzani Guedez nos reunimos del lunes 4 de junio al sabado 9 de junio 2018 con lo(a)s comunero(a)s de El Esfuerzo para dictar un primer taller de creación audiovisual. Desde un inicio estuvimos sujetos a asumir más de lo que en inicio pensamos trabajar ya que por lo agitado que esta el tema de las tierras rescatadas y los desalojos por los que están pasando, los líderes campesinos a través del cual nos vinculamos a la experiencia y los de la organización en sí, no nos pudieron acompañar ya que estuvieron toda la semana en Caracas. Sin embargo, las características de los muchachos hicieron que lográramos mimetizarnos en el espacio (Yasmín una compañera productora y campesina de el sector nos decía en una conversación que le contaba la experiencia a su hermana que estaba de visita en su casa y ella preguntaba ¿Y se acostumbra esa gente de Caracas por aquí? Y ella le responde “pos si parecen unos campesinos mas”), que la formación avanzara y estuviera muy bien complementada con el aporte de todos. También el liderazgo que asumen otros miembros de la organización hizo que el encuentro se diera sin percances y resolviéramos todo lo que se pudiera necesitar para avanzar.

Hay mucha inquietud por parte de la comunidad de generar denuncias de esto u otro, mostrar cosas que están bien y otras que sienten que el estado debería asumir a diferencia de algunos líderes de la organización que hablan más de mostrar experiencias, historias, fabulas que entre el pie de monte y la montaña se encuentran: El camino del guerrero y otras historias que pienso que tienen mucho que ver con la etapa de las guerrillas en portuguesa u otras cosas que podrían tener mucho que ver con la identidad del campesino de montaña que predomina en el sector ya que muchos de ellos son nacidos en zonas más altas de allí como Fila Rica, San José de la montaña… Una práctica muy buena fue la generada por Yarumi y los niños donde desde el teatro montaban unas escenas de lo que ellos vivieron con los intentos de desalojo entre otras cosas que conectaron con muchos de ellos.

Texto y fotos: Juan José Moreno”Jota”

URL de este artículo : https://wp.me/p2bGPp-1Ji