La revolución no será televisada, ¿parte 5.418?: otra Venezuela que no ves sale a la luz

Posted on Actualizado enn

Dos cineastas de nuestra Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, TV y Teatro (https://escuelapopularcineytv.wordpress.com/ )- Jesus Reyes y Victor Hugo Rivera – se internaron durante un año en un barrio popular de Caracas para mostrar cómo se organiza una comuna. El resultado sale a la luz con el estreno de ‘Tiempos de lucha, acciones de una comuna’, un documental para romper mitos y abrir una puerta a la realidad popular caraqueña. Un articulo de Marco Teruggi

Photo © Sputnik / Marco Teruggi

“Hay un lugar muy digno en el mundo y es los Altos de Lídice”, cuenta a Sputnik Víctor Hugo Rivera, responsable del sonido de Tiempos de lucha, acciones de una comuna. Se trata de un documental sobre la Comuna Socialista Altos de Lídice, con el estreno en diciembre de 2019 en la capital de Venezuela.

La obra es el producto de un año de trabajo. “Nos acercamos con la intención de hacer un reportaje sobre la siembra, empezamos a darnos cuenta de la dinámica y dijimos ‘esto da para más’ y nos quedamos un año”, explica Jesús Reyes, responsable de cámara y montaje, en diálogo con Sputnik. La siembra refiere a una de las tantas actividades que se impulsan en la Comuna de Altos de Lídice, en la parte más alta del cerro, pegada al parque nacional Waraira Repano, al norte de Caracas.Rivera y Reyes se presentan como “enmarcados en la filosofía de la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, TV y Teatro”, fundada como un proyecto social en 1995, en la ciudad de Maracay. Ambos realizadores son de barrios populares de Caracas, algo que remarca Reyes: “No somos agentes externos al entorno y al espacio; concebimos la realización audiovisual desde una fraternidad y empatía”.

Que la gente se vea

Víctor Hugo Rivera y Jesús Reyes, realizadores del documental 'Tiempos de lucha, acciones de una comuna'
© SPUTNIK / MARCO TERUGGI
Víctor Hugo Rivera y Jesús Reyes, realizadores del documental ‘Tiempos de lucha, acciones de una comuna’

“La fuerza que nos impulsó a realizar el documental es hacer que la gente se vea y vea que sale en una representación audiovisual de manera digna”, dice Reyes sentado en las calles de Altos de Lídice. Desde allí se ve cómo el barrio baja hasta la avenida principal y da inicio a la Parroquia 23 de Enero, uno de los sitios emblemáticos de la Caracas chavista.

Esa búsqueda marcó todo el rodaje del documental. Significó romper con una mirada presente en muchos de los documentales realizados en los barrios populares que centran la cámara en lo que el cineasta resume como “calles rotas, bloques rojos, bloques rotos, espacio con basura”, lo que es la representación gráfica de la pobreza para muchos.

“Tu relación con el espacio parte de otra sensibilidad, y esa sensibilidad viene porque nosotros somos de barrio. En el cine comercial la representación de barrio que vas a encontrar es de malandros, putas y drogas, y esa vaina no es así, porque el barrio tiene demasiado potencial, y el documental deja en visto esa idea”, explica Reyes.

El objetivo fue distinto desde el principio: mostrar a la gente en su dinámica diaria de construcción de su organización popular, su comuna. Lograrlo significó un trabajo de inmersión, de compartir, y construir las imágenes desde el día a día, en su ritmo y dinámicas.”Trabajamos en base a la estética de la dignidad, de dejar bien a la gente, no sobreexplotar la pobreza ni los espacios. El enfoque del cine directo nos ha dado la ventaja de no intervenir en el espacio de las personas, no existen poses en el documental; los retratos son tomados sin que las personas se den cuenta, eso le da un valor de veracidad”, resalta.

¿Qué es una comuna?

Espacio recuperado por la Comuna Socialista Altos de Lídice, Caracas, Venezuela
© SPUTNIK / MARCO TERUGGI
Espacio recuperado por la Comuna Socialista Altos de Lídice, Caracas, Venezuela

El documental dura una hora y media. A lo largo de ese tiempo puede verse, según los realizadores, cómo se lleva adelante la construcción de la Comuna Socialista Altos de Lídice. No es una explicación narrada de lo que es una comuna, sino su demostración a través de las dinámicas propias de cada día; acciones, diálogos, debates que tiene la gente.

“Retratamos el proceso, ves a la gente trabajando junta por el bienestar social de cada uno de los consejos comunales y asegurando el bienestar de los abuelos, niños, desde la farmacia, la educación, los servicios, el transporte”, detalla Reyes.

Tiempos de lucha, acciones de una comuna muestra la dinámica desde dentro. Ingresa con la cámara en el corazón de la construcción de una comuna: sus asambleas diarias, las planificaciones de actividades, la realización de las mismas. “Todos los fines de semana hay una actividad, todos los días ocurre algo, es como un volcán siempre, y lo que hicimos fue retratarlo de la mejor manera”, agrega el realizador.

El desafío es entonces doble. Por un lado, narrar la experiencia de una comuna, lo que significa adentrarse en una de las formas de organización popular novedosas, creadas por la Revolución bolivariana. Por otro lado, hacerlo con pocos antecedentes dentro de Venezuela: el documental es el cuarto que se estrena desde que comenzaron a conformarse comunas en el país hace 10 años.El enfoque fue mostrar lo bueno, lo difícil, las contradicciones que, según Reyes “son las que hacen que el proceso avance y se mantenga, no pintamos el mágico y maravilloso”.

El sonido del barrio

Jesús Reyes (izq.) y Víctor Hugo Rivera (der.) en la Comuna Socialista Altos de Lídice
© SPUTNIK / MARCO TERUGGI
Jesús Reyes (izq.) y Víctor Hugo Rivera (der.) en la Comuna Socialista Altos de Lídice

Los barrios caraqueños tienen música, velocidad y quietudes, un tiempo caribeño y popular en cada esquina. La Comuna Socialista Altos de Lídice, al estar dentro de ese espacio, tiene esas características en sus calles, hablas, actividades.

“Hay un ritmo, y ese ritmo de vida es un ritmo transformador político, si hay unas elecciones tienen salsa a todo volumen, bullicio de la gente, el sancocho, esto y aquello. Esas acciones se asumieron en el rodaje, se asumió que había salsa, gente gritando, organizando, no hay una puesta en escena o intervención del realizador en este sentido. Respetamos el espacio y el sonido de la gente”, sostiene Rivera.

Ese ritmo dio lugar a lo que denomina “una banda sonora propiamente de los Altos de Lídice” que conforma la sonoridad del documental.

El retrato del barrio es entonces, a su vez, el retrato de un barrio popular caraqueño en proceso sostenido de organización. Se trata de una de las realidades invisibilizadas por la mayoría de los grandes medios internacionales que construyen la imagen de una Caracas devorada por la pobreza, la violencia y el abandono estatal.

Con el documental se abre una puerta a la realidad de un cerro filmado por quienes forman parte de esos sectores populares, y se puede dimensionar lo que representa el chavismo en la gente humilde. Porque la comuna no se explica sin la revolución, y la revolución no se entiende sin tomar en cuenta las miles de personas que día a día construyen soluciones colectivas.

“Vamos a dar otra información a la comunidad internacional y van a decir ‘Venezuela está en pie de lucha’ y está en pie de lucha de manera digna, no llorando, ni pidiendo, sino desde la dinámica de aquí, desde la premisa de que sólo el pueblo salva al pueblo y el trabajo colectivo es el que predomina”, concluye Reyes.

Fuente : https://sptnkne.ws/ACUy

URL de este articulo: https://wp.me/p2bGPp-1ZE

Estreno de “COMUNA” de Jesus Reyes y Víctor Hugo Rivera

Posted on Actualizado enn

La Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, Tv y Teatro te invita al Estreno de “COMUNA” el 12 de diciembre a las 5:30PM en el Teatro Principal de Caracas. Realización: Jesús Reyes (Cámara, fotografía y montaje) y Víctor Hugo Rivera (Sonido directo, diseño sonoro, foley y mezcla). 

Sinopsis: en 2018 siete consejos comunales deciden reunirse y organizarse para conformar una comuna en Los Altos de Lídice, Oeste de Caracas. Fruto de un año de trabajo constante, este documental sigue paso a paso su lucha diaria para crear un autogobierno comunal y resolver temas como la salud, el agua, el gas, el transporte la recreación, el abastecimiento. Nada de vitrina con guión preestablecido. Puro proceso, obstaculos y perseverancia femenina, sentimiento, salsa, fe y autoanálisis del Pueblo por el Pueblo filmados con un lenguaje innovador y participativo.

URL de este articulo: https://wp.me/p2bGPp-1Zw

Taller de formación y producción documental de 18 días / Del 10 al 28 de abril de 2020, Venezuela

Posted on Actualizado enn

¿Quiénes somos?

En sus 25 años de existencia, la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, Televisión y Teatro (EPLACITE) ha realizado miles de talleres en todo el continente latinoamericano. Defendida por cineastas como Alex Cox o intelectuales como Ignacio Ramonet, esta larga experiencia ha permitido crear un método único e intensivo de educación audiovisual. El cineasta salvadoreño Sergio Sibrián participó en uno de estos talleres. Su primer documental “El Tigre y el venado” recibió el Premio al Mejor Documental Latinoamericano en el Sunscreen 2015 Festival (Florida):

Otros compañeros que participaron en nuestros talleres vienen de movimientos sociales diversos como el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil, y crearon el cortometraje “La tierra es de todos” :

En 2019, el documental “Marcha”, dirigido por jóvenes directores de la EPLACITE, fue seleccionado por el Festival “Rencontres du Cinéma Latino-américain 2019” (Burdeos, Francia), el Festival Internacional de Cine Político FICIP 2019 (Argentina) y el Festival Internacional de Derechos Humanos de Guadeloupe 2019 : 

¿De que trata el taller?

Es un taller de formacion y produccion documental de 18 días – del 10 al 28 de abril de 2020, en Venezuela junto a un movimiento social, para 15 principiantes cineastas o novatos : no se requiere conocimiento previo del cine. Los participantes dispondrán de espacios y herramientas para preparar, dirigir, editar y presentar sus cortometrajes e intercambiar experiencias. Este taller es un espacio de creación colectiva que parte de los intereses de cada participante. Cada uno(a) desarrolla el tema que le parece importante. El taller se dictará en tres idiomas (español, francés e inglés). Al final de los cursos, la EPLACITE le entregará un diploma profesional.

Resumen de los contenidos:

  • Entender la relación moral con el Otro social como base del documental. Aquí, el director está en pie de igualdad con el Otro, lejos del mercado temático que sutilmente lo empuja a borrar la Historia para individualizar unos “objetos humanos”.
  • Tomar conciencia del “fuera de campo” como activador de la imaginación del espectador.
  • Comprender el papel de las inferencias. Tomar conciencia del plano “detalle” como un desprendimiento del tiempo y del espacio, una bisagra entre diferentes espacios/tiempos.
  • Tomar conciencia del sonido como creador de imágenes mentales.
  • Tomar conciencia del montaje paralelo como una concentración de tiempo. La elipsis como activación de la imaginación del espectador.
  • Aprender a pasar del concepto de individuo aislado al de individuo social + relación triangular seres-cosas-seres. Un ejemplo de un estilo de encuadre: el cineasta Joris Ivens.
  • Por qué y cómo representar procesos en lugar de productos.
  • ¿Por qué realizar un movimiento de cámara? Pasar del epicentro de una acción a otra, la relación entre puntos de interés, creación de un espacio “off”.
  • Comprensión de la construcción mutua entre el universo y el personaje.
  • Conocer la observación de los ejes principales y secundarios, cómo moverse de uno a otro. Un eje (de mirada, diálogo, movimiento, creación-producción de algo, movimiento, relación, organización, incluso montaje intelectual, etc.) es la base para la construcción de un espacio cinematográfico. Trabajar sobre la relación entre sus ángulos, sus duraciones, sus escalas, nos permite ir más allá del simple aspecto descriptivo de una acción. Escribir en el cine significa crear gradualmente la relación entre el universo y el personaje, entre los polos narrativos, preparar, medir, calibrar los impactos de uno sobre el otro, entre las cosas y los seres, y entre los seres y las cosas. De esta manera, es posible pasar de un eje físico a un eje mental y, más allá de la simple descripción de un lugar o de una acción, generar una revelación.
  • Conocer y practicar las tres técnicas de entrevista para superar la “radio disfrazada de televisión” que es la entrevista frontal como fuente verbal + planos de apoyo.

Ejemplos de ejercicios (adaptables a las necesidades de los participantes):

  • Escuchar el sonido de fragmentos de películas, dibujar tomas imaginarias asociadas con estos sonidos, luego ver el mismo fragmento con la imagen, para descubrir el poder creador de las imágenes mentales que tiene el sonido.
  • Elaboración de cortos sonoros, para ejercitar el espacio fílmico.
  • Escuchar el ambiente con los ojos cerrados y luego construir atmósferas sonoras.
  • Un día o una tarde de pura observación para detectar las sensaciones (sonoras y visuales) que cada uno percibe del entorno y trabajar en el desarrollo de estas sensaciones.
  • Ejercicio de cámara totalmente libre. Entre la intención del director y la percepción colectiva que sigue, valorar los aciertos y las posibles mejoras. Descubrimiento paulatino y participativo de elementos gramaticales audiovisuales por este medio.
  • Ejercicio del plan “Lumière”. Comprender la fuerza de la composición dentro del encuadre. Algunas leyes de composición. Ejercicio de Eisenstein (“Crimen y castigo”)
  • Concepto: tomar una foto para ilustrar una idea como “amor”, “soledad”, “tiempo”.
  • Ejercicios de luz. Ejercicios de color. Ejercicios rítmicos.
  • Construir una acción en tres sonidos (utilizando cada uno de los “3 planos sonoros”)
  • Construye una acción en tres planos (usando los tres polos narrativos).
  • Con estos dos últimos ejercicios, descubrimos también algunas de las virtudes de la edición.
  • Ejercicio de figura-fondo / movimiento interno-externo / ejercicio de creación fuera de cámara. Ejercicio de entrevista en situación.

¿Cómo registrarse?

Muy fácil, escríbanos a escuelaterratv@gmail.com. El costo de la inscripción es de $960. Cubre la participación a todo el taller, el uso de los equipos audiovisuales (filmación, sonido, edición) para producir su documental, así como la comida, el alojamiento y el transporte. La inscripción está abierta hasta el 15 de diciembre de 2019. El costo del boleto aéreo desde el país de origen hasta el aeropuerto de Caracas está a cargo del participante.

Thierry Deronne, coordinador de los cursos internacionales de formación de EPLACITE y TERRA TV

Abajo: trailer de nuestro nuevo documental “Comuna”, por estrenarse en diciembre 2019, fruto de un año de trabajo en un barrio popular de Caracas, realizado por Jesús Reyes (imagen y edición) y Víctor Hugo Rivera (sonido y mezcla).

URL de este articulo: https://wp.me/p2bGPp-1Zh

Cómo se hizo ¨Las Mercedes, la forja de un legado¨ : ALBA TV entrevista al codirector Jorge Henriquez

Posted on Actualizado enn

El canal de los movimientos sociales ALBA TV conversa con Jorge Henriquez, joven realizador integrante del colectivo audiovisual Terra Tv, sobre sus nuevo trabajo, “Las Mercedes, la forja de un legado“. El documental retrata la historia de un grupo de familias que luchan por conquistar la tierra y por construir una nueva forma de vivir en el estado Barinas, Venezuela. El propósito de este documental y de Terra TV en general es generar una “mirada endógena de lo que somos y a que nos debemos“. Henriquez señala “sabemos que la televisión tradicional, el modo de televisión elitesca o institucional, no va a mostrar nuestras realidades como nosotros mismos la podemos mostrar“.

El documental se estrena este miércoles 20 de noviembre a las 8pm por ALBA TV a través de la señal venezolana de TDA 2205 en Venezuela y por sus redes sociales, Youtube y Facebook.

URL de este artículo : https://wp.me/p2bGPp-1Z9

Venezuela, una mujer entre tantas (9): Ernestina de Ribas, campesina y productora de semillas de La Azulita (Mérida)

Posted on

La Azulita, Edo Mérida, Venezuela, 22 de agosto del 2019. Con la proyección pública del retrato colectivo de Ernestina de Ribas (sentada en primera fila con el pequeño Jeremy) culminó otro taller dictado por el equipo de formadore(a)s de Terra TV y de la Escuela Latinoamericana de Cine, Teatro y Televisión (EPLACITE).

Después de dos días de teoría, dos días de observación de campo y de rodaje, y un día y medio de edición, los participantes pintaron este retrato de una mujer campesina, una productora de semillas, que cultiva su parcela en las alturas de La Azulita, en los Andes venezolanos.

Este taller se realizó con el apoyo de la Brigada Internacionalista Apolonio de Carvalho del Movimiento de los Sin Tierra de Brasil, del INCES de la Azulita, y con la solidaridad de Francia-América Latina Burdeos Gironda (FAL 33).

Formadores: Victor Hugo Rivera, Sylvain Mavel, Betzany Guedez, Thierry Deronne.

Participantes: Nadia Lobo, Diana Lobo, Cécile Leonett, Catherine Dautret, Cathy Chambon, Frederic Paschal, Thomas Cornet.

Duración: 15 min. ESP, ST francés

 

URL de este articulo: https://wp.me/p2bGPp-1YE

“Las Mercedes – La Forja de un Legado” (filme integral + fotos)

Posted on Actualizado enn

Hace unos meses, las y los compas de la CRBZ conversaron con el equipo de Terra TV sobre la paciente lucha de muchas familias campesinas que en medio de la guerra económica y sin el más mínimo apoyo han logrado cultivar algunas parcelas del inmenso Hato improductivo “Las Mercedes”, en el estado de Barinas (1). Lo(a)s cineastas/formadore(a)s de Terra TV y de la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, Televisión y Teatro, Jorge Henríquez, Víctor Daniel Rivera y Betzany Guedez fueron a visibilizar esta batalla. He aquí un extraordinario documental que también es su primer mediometraje.

Vehículo directo de la palabra campesina, “Las Mercedes – La Forja de un Legado” libera la información del sistema periodístico de “preguntas-con-respuestas”. No traiciona ni recorta la voz del o de la campesino(a). Lo cual se nota también en la técnica sonora: la voz que los cursores de la televisión siempre alzan “muy por encima de lo real” se equilibra aquí con el mundo del trabajo que transforma al ser humano tanto como él lo transforma. Coherencia técnica del sonido con la anhelada colaboración entre campesino (s), animales, tierra y siembra. Hay una verdadera ternura en la mirada hacia los objetos, muy diferente de la relaciôn utilitarista que el capitalismo ha creado con las “cosas”…

La alta calidad estética de este documental también está vinculada con la relación de respeto, de amor y las orientaciones dadas al joven equipo de Terra TV por lo(a)s campesino(a)s. Como dice Jorge Henríquez: “Ahí fuimos amados”.

En la travesía que lleva a estos trabajadores rurales a su parcela, se percibe otro efecto del montaje. Un documental clásico reduciría probablemente la travesía del río y la larga caminata bajo el sol a pocas tomas para decirnos “así es como los campesinos llegan a la tierra para cultivar”. Aquí en cambio los directores reconstruyen la marcha en fragmentos sucesivos, reforzados por el sonido palpitante de los pasos. Estamos caminando con lo(a)s campesino(a)s. Surgen las personalidades de quienes caminan, madres, niñxs, hombres a pie o en moto. Los testimonios dicen la esperanza de los campesinos de que algún día las cosas mejoren. Una paciencia popular que viene de lejos, de una historia colectiva vivida mucho antes de que los “intelectuales” explicaran cómo hacer la revolución. La distancia física que les toca enfrentar dice mejor que cualquier discurso la inmensidad en manos de un solo hombre, la inmensa injusticia reforzada por la negativa a vender gasolina a la gabarra que permite a lo(a)s campesino(a)s pasar de una orilla a otra. Esta larga marcha es, en cierto modo, la imagen de de la Revolución Bolivariana, fe popular contra obstáculos renovados.

Thierry Deronne, Caracas, 4 de septiembre de 2019

Arriba, la asistente de producción y sonido Betzany Guedez, y abajo los realizadores y editores Jorge Henriquez “Bachaco” y Victor Daniel Rivera, el 26 de agosto 2016, durante el estreno del documental “Las Mercedes – La Forja de un Destino” en Caracas, como preludio a las funciones en los territorios campesinos, Venezuela adentro.

Nota:

(1) La situación de la lucha por la tierra sigue siendo compleja en Venezuela. En ciertas partes del país, a pesar de la Ley de Tierras y de las instrucciones del Presidente Maduro de detener cualquier expulsión de campesinos, unas mafias locales (terratenientes, sicarios, paramilitares colombianos, funcionarios sobornados del Instituto de Tierras) siguen intentando recuperar las tierras entregadas a los campesinos por Hugo Chávez. Gracias a las luchas campesinas y en cierta medida a las campañas de los medios alternativos, el gobierno bolivariano ha reanudado la entrega de títulos de propiedad, como lo demuestran los casos recientes de los predios del “Trébol” y “Santa María”, en el estado Zulia.

URL de este articulo: https://wp.me/p2bGPp-1XH

IALA: por amor a lo que hacen (por Terra TV)

Posted on Actualizado enn

Betzany Guedez, investigadora y realizadora de Terra TV (primera abajo a partir de la derecha, abrazando al niño que carga una matica) con una parte del Colectivo estudiantil y la Comunidad vecina del Instituto Agroecológico Latinoamericano “Paulo Freire” (IALA), estado Barinas, Venezuela, junio 2019.

A solicitud de algunos de los voceros estudiantiles del Instituto Agroecológico Latinoamericano “Paulo Freire” (IALA, Venezuela), la compañera Betzany Guedez de Terra TV se acercó entre junio y julio para conversar con ellas y ellos e iniciar un proceso colectivo de visibilizar audiovisualmente la enorme labor que se viene desarrollando en esa escuela integral. Este es su testimonio.

En el Estado Barinas muy cerca de Sabaneta está ubicado el IALA donde en estos momentos reciben formación 60 compañeros y compañeras de diferentes estados de Venezuela además de 3 hermanos internacionalistas procedentes de Haití, Uruguay y Ecuador.

Con el sonar de la campana a primeras horas de la mañana se levanta el grupo de guardia estudiantil para hacer el desayuno. Ellos asumieron esa responsabilidad solidaria debido a que las compañeras obreras de la cocina no pueden llegar muy temprano por dificultad del transporte. Si por casualidad no hay gas les tocará buscar la leña para cocinar a fogón.

Luego se incorporan todos a las actividades organizadas en agenda por el día anterior: recorridos por las comunidades adyacente donde vienen desarrollando un trabajo con los habitantes para el compartir de saberes, investigaciones e intercambio de experiencia, como colaborar en la siembra con las familias campesinas.

Otro aporte es el que dan los Maestros Pueblos a los estudiantes, son los compañeros campesinos y campesinas que han aplicado en sus conucos experiencias agroecológicas desde hace muchos años y pudieron ser certificados por esta universidad para ser Formadores.

En la investigación participativa los estudiantes pudieron hacer un diagnóstico de niños que no estaban siendo escolarizados por la lejanía para ir a sus escuelas, y decidieron asumir como proyecto dar clases a estos niños para que no perdieran su año escolar. Les construyeron un caney para impartir las clases, incluyendo cantos, bailes, formación agroecológica y hasta incorporación en las actividades culturales de la universidad.

Aquí la labor se basa en la disciplina consciente: se asume la labor porque uno la quiere, la entiende. De esta manera comparten su día a día aplicando la Educación Popular sin protocolo. Se pueden entrar descalzo a recibir clases, con sus perritos a un lado que son las mascotas de algunos, sin discriminación alguna entre trueques a veces para poder resolver (lo cual incluye el préstamo de tractores a los campesinos que trabajan cerca del IALA, a cambio de comida como la yuca para el comedor estudiantil). Así conviven allí mujeres embarazadas, familias campesinas, obreras y obreros, niños y niñas, profesores que entienden los diferentes procesos por los que pasan los estudiantes. Estos jóvenes viven una dinámica muy propia pero de manera comprometida y responsable para lograr un solo objetivo: la masificación de la agroecología.

Además de recibir la formación agroecológica, académica y sociopolítica con sus prácticas e investigaciones, se incorporaron en diferentes actividades culturales, históricas, deportivas, artísticas y hasta de la defensa territorial: cinco compañeros y compañeras aseguran las tareas de la milicia en las horas libres. Todos con mucho amor por lo que hacen.”

Texto, video y fotos: Betzany Guedez (Terra TV)

URL de este articulo: https://wp.me/p2bGPp-1X0