La revolución no será televisada, ¿parte 5.418?: otra Venezuela que no ves sale a la luz

Posted on Actualizado enn

Dos cineastas de nuestra Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, TV y Teatro (https://escuelapopularcineytv.wordpress.com/ )- Jesus Reyes y Victor Hugo Rivera – se internaron durante un año en un barrio popular de Caracas para mostrar cómo se organiza una comuna. El resultado sale a la luz con el estreno de ‘Tiempos de lucha, acciones de una comuna’, un documental para romper mitos y abrir una puerta a la realidad popular caraqueña. Un articulo de Marco Teruggi

Photo © Sputnik / Marco Teruggi

“Hay un lugar muy digno en el mundo y es los Altos de Lídice”, cuenta a Sputnik Víctor Hugo Rivera, responsable del sonido de Tiempos de lucha, acciones de una comuna. Se trata de un documental sobre la Comuna Socialista Altos de Lídice, con el estreno en diciembre de 2019 en la capital de Venezuela.

La obra es el producto de un año de trabajo. “Nos acercamos con la intención de hacer un reportaje sobre la siembra, empezamos a darnos cuenta de la dinámica y dijimos ‘esto da para más’ y nos quedamos un año”, explica Jesús Reyes, responsable de cámara y montaje, en diálogo con Sputnik. La siembra refiere a una de las tantas actividades que se impulsan en la Comuna de Altos de Lídice, en la parte más alta del cerro, pegada al parque nacional Waraira Repano, al norte de Caracas.Rivera y Reyes se presentan como “enmarcados en la filosofía de la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, TV y Teatro”, fundada como un proyecto social en 1995, en la ciudad de Maracay. Ambos realizadores son de barrios populares de Caracas, algo que remarca Reyes: “No somos agentes externos al entorno y al espacio; concebimos la realización audiovisual desde una fraternidad y empatía”.

Que la gente se vea

Víctor Hugo Rivera y Jesús Reyes, realizadores del documental 'Tiempos de lucha, acciones de una comuna'
© SPUTNIK / MARCO TERUGGI
Víctor Hugo Rivera y Jesús Reyes, realizadores del documental ‘Tiempos de lucha, acciones de una comuna’

“La fuerza que nos impulsó a realizar el documental es hacer que la gente se vea y vea que sale en una representación audiovisual de manera digna”, dice Reyes sentado en las calles de Altos de Lídice. Desde allí se ve cómo el barrio baja hasta la avenida principal y da inicio a la Parroquia 23 de Enero, uno de los sitios emblemáticos de la Caracas chavista.

Esa búsqueda marcó todo el rodaje del documental. Significó romper con una mirada presente en muchos de los documentales realizados en los barrios populares que centran la cámara en lo que el cineasta resume como “calles rotas, bloques rojos, bloques rotos, espacio con basura”, lo que es la representación gráfica de la pobreza para muchos.

“Tu relación con el espacio parte de otra sensibilidad, y esa sensibilidad viene porque nosotros somos de barrio. En el cine comercial la representación de barrio que vas a encontrar es de malandros, putas y drogas, y esa vaina no es así, porque el barrio tiene demasiado potencial, y el documental deja en visto esa idea”, explica Reyes.

El objetivo fue distinto desde el principio: mostrar a la gente en su dinámica diaria de construcción de su organización popular, su comuna. Lograrlo significó un trabajo de inmersión, de compartir, y construir las imágenes desde el día a día, en su ritmo y dinámicas.”Trabajamos en base a la estética de la dignidad, de dejar bien a la gente, no sobreexplotar la pobreza ni los espacios. El enfoque del cine directo nos ha dado la ventaja de no intervenir en el espacio de las personas, no existen poses en el documental; los retratos son tomados sin que las personas se den cuenta, eso le da un valor de veracidad”, resalta.

¿Qué es una comuna?

Espacio recuperado por la Comuna Socialista Altos de Lídice, Caracas, Venezuela
© SPUTNIK / MARCO TERUGGI
Espacio recuperado por la Comuna Socialista Altos de Lídice, Caracas, Venezuela

El documental dura una hora y media. A lo largo de ese tiempo puede verse, según los realizadores, cómo se lleva adelante la construcción de la Comuna Socialista Altos de Lídice. No es una explicación narrada de lo que es una comuna, sino su demostración a través de las dinámicas propias de cada día; acciones, diálogos, debates que tiene la gente.

“Retratamos el proceso, ves a la gente trabajando junta por el bienestar social de cada uno de los consejos comunales y asegurando el bienestar de los abuelos, niños, desde la farmacia, la educación, los servicios, el transporte”, detalla Reyes.

Tiempos de lucha, acciones de una comuna muestra la dinámica desde dentro. Ingresa con la cámara en el corazón de la construcción de una comuna: sus asambleas diarias, las planificaciones de actividades, la realización de las mismas. “Todos los fines de semana hay una actividad, todos los días ocurre algo, es como un volcán siempre, y lo que hicimos fue retratarlo de la mejor manera”, agrega el realizador.

El desafío es entonces doble. Por un lado, narrar la experiencia de una comuna, lo que significa adentrarse en una de las formas de organización popular novedosas, creadas por la Revolución bolivariana. Por otro lado, hacerlo con pocos antecedentes dentro de Venezuela: el documental es el cuarto que se estrena desde que comenzaron a conformarse comunas en el país hace 10 años.El enfoque fue mostrar lo bueno, lo difícil, las contradicciones que, según Reyes “son las que hacen que el proceso avance y se mantenga, no pintamos el mágico y maravilloso”.

El sonido del barrio

Jesús Reyes (izq.) y Víctor Hugo Rivera (der.) en la Comuna Socialista Altos de Lídice
© SPUTNIK / MARCO TERUGGI
Jesús Reyes (izq.) y Víctor Hugo Rivera (der.) en la Comuna Socialista Altos de Lídice

Los barrios caraqueños tienen música, velocidad y quietudes, un tiempo caribeño y popular en cada esquina. La Comuna Socialista Altos de Lídice, al estar dentro de ese espacio, tiene esas características en sus calles, hablas, actividades.

“Hay un ritmo, y ese ritmo de vida es un ritmo transformador político, si hay unas elecciones tienen salsa a todo volumen, bullicio de la gente, el sancocho, esto y aquello. Esas acciones se asumieron en el rodaje, se asumió que había salsa, gente gritando, organizando, no hay una puesta en escena o intervención del realizador en este sentido. Respetamos el espacio y el sonido de la gente”, sostiene Rivera.

Ese ritmo dio lugar a lo que denomina “una banda sonora propiamente de los Altos de Lídice” que conforma la sonoridad del documental.

El retrato del barrio es entonces, a su vez, el retrato de un barrio popular caraqueño en proceso sostenido de organización. Se trata de una de las realidades invisibilizadas por la mayoría de los grandes medios internacionales que construyen la imagen de una Caracas devorada por la pobreza, la violencia y el abandono estatal.

Con el documental se abre una puerta a la realidad de un cerro filmado por quienes forman parte de esos sectores populares, y se puede dimensionar lo que representa el chavismo en la gente humilde. Porque la comuna no se explica sin la revolución, y la revolución no se entiende sin tomar en cuenta las miles de personas que día a día construyen soluciones colectivas.

“Vamos a dar otra información a la comunidad internacional y van a decir ‘Venezuela está en pie de lucha’ y está en pie de lucha de manera digna, no llorando, ni pidiendo, sino desde la dinámica de aquí, desde la premisa de que sólo el pueblo salva al pueblo y el trabajo colectivo es el que predomina”, concluye Reyes.

Fuente : https://sptnkne.ws/ACUy

URL de este articulo: https://wp.me/p2bGPp-1ZE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s