La dramaturgia y la escritura cinematográfica y teatral.

Un taller de Terra TV con una comuna campesina en Venezuela (16-21 de julio 2018), por Marilena Jara

Posted on Actualizado enn

El domingo 15 de julio de 2018 una equipo de 5 formadoras de Terra TV y de la EPLACITE, Escuela de Cine, Television y Teatro, llegamos a Portuguesa, un estado llanero. Al caserío El Esfuerzo conformado por familias lejanas, cercanas, amigas y enemigas.

Estando allí vimos claras contradicciones. Una familia compuesta por un viejo hombre, una joven mujer madre de una bebé y de dos niños varones no mayores de ocho años, todos esclavos, todos oprimidos por un sistema que no termina de morir. Otra familia formada por un joven hombre, una joven mujer madre de tres niños que no pasan de ocho años, todos libres, todos soberanos. ¿Cómo lo notamos? En sus cuerpos alegres, en sus picardías, en la vitalidad de sus acciones, en los tonos de sus voces y en sus espaldas, más erguidas. Seguramente esta libertad no es pura, es posible que esté atravesada por prácticas que oprimen, sin embargo el poder decidir, decir ‘sí acepto’ o ‘no quiero eso’, lo vimos en el actuar de la familia alegre. La escala de grises a oscuro la pudimos palpar en la casa de la familia esclava y la escala de grises a claro la pudimos ver en la casa contraria.

El esqueleto de una escuela es el espacio de encuentro, donde oprimidos y conscientes de su opresión coinciden con sus presencias, con sus pareceres, en acuerdos beneficiosos para el colectivo organizado a pesar de sus diferencias y dificultades. Aquí marcamos nuestro punto de partida para facilitar el saber del cine, de la televisión y del teatro a través de algunas dinámicas que se fueron tejiendo sobre el camino en contacto con el feed-back que íbamos recibiendo de algunos niños, de algunas mujeres y de algunos hombres. Así pasamos cinco días explorando este territorio y a su vez siendo exploradas por sus lugareños.

Sobre un cuento cantado intentamos señalar quiénes eran los opresores y los libertadores de tales opresiones. Fuimos identificando nuestra presencia con este canto que nos permitió hablar un poco sobre unos cuantos principios básicos de una imagen en movimiento. Realizamos algunos ejercicios de cómo preparar nuestro cuerpo para ‘decir algo’.

Nuestra presencia como Escuela de cine, tv y teatro coincidió con la inspección por parte del Estado venezolano para verificar que la gente de “El Esfuerzo” no esté impactando con su actividad agraria el suelo de este lugar donde hay sembrado cientos y cientos de árboles de teca, siembra que pertenece a un antiguo terrateniente con su poder aún vigente. Sin embargo es el mismo Estado a través del gobierno del Presidente Nicolás Maduro, recién electo y continuador de la política del Presidente Chávez, fallecido en el año 2013, quien a través de la política agraria con el otorgamiento de títulos de propiedad sobre las tierras trabajadas por productores del campo, quien protege a estos mismos campesinos de una amenaza de desalojo.

Aquí Estado y gobierno están enfrentados. Por un lado los antiguos dueños de los árboles de teca y por otro lado los campesinos que decidieron vivir allí en El Esfuerzo, trabajar estas tierras, sembrarlas y que hoy pueden decir que son soberanos al sembrar lo que comen. Contrario al caraqueño, al habitante de cualquier ciudad venezolana que tiene que comprar todo procesado. Hoy, un citadino carece de soberanía alimentaria mientras que un campesino empoderado es un ser soberano, se podría decir que libre en cuanto a su capacidad de generarse su propio sustento-alimento para vivir.

Qué piden los habitantes de El Esfuerzo ante las autoridades que los vienen asediando desde que se les otorgó la titularidad de la tierra que trabajan: ‘que los dejen en paz’, sembrando lo que van a comer mañana, habitando sus casas en las que conviven rodeados de animales que a su vez representan su universo cosmogónico. Que cese la amenaza continua de desalojo, amparada en leyes ambientales empleadas de manera grosera, interesada a favor de los antiguos dueños de la siembra de árboles de teca con las cuales se pretende señalar un supuesto impacto ambiental por parte de estos habitantes.

Si habláramos de impacto ambiental de acuerdo a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela debería considerarse como positivo en proyección al impacto social, económico, cultural y psicológico más allá del Estado Portuguesa, por parte de la gente de El Esfuerzo. Podríamos decir que estas familias sí hicieron la tarea que el Presidente Chávez pidió en su momento, que era que cada casa, comunidad o comuna creara su propio conuco. Para las ciudades habló de los cultivos organopónicos, pero le hicimos caso omiso.

La sabiduría de la gente que habita este caserío es vasta, sus saberes son múltiples. Ahora sería justo que la educación formal se adecuara-adaptara a su forma de vivir, de tal manera que al salir a la ciudad, espacio donde las formas de convivencia son muy opuestas a las del campo, los campesinos fueran blindados con sus propias herramientas, que les permitiera estar en un espacio ajeno a su idiosincrasia sin perder o hacer mermar su identidad campesina. Esto último pudiera ser el peligro real.

Hoy luego de una semana de estadía en estas tierras, al retornar a nuestras propias realidades advertimos que seguramente la presencia de una Escuela de cine, tv y teatro podría servir para visibilizar las contradicciones y para facilitar herramientas que contribuyan al autoconocimiento como parte de una comunidad que los ha formado y que los continúa formando y preparando para la vida en comuna. Aprovechar la orgánica pre-existente para potenciar su propia organización con objetivos, actividades y tareas claras previamente diseñadas desde Caracas, sede de la EPLACITE, podría ser uno de nuestros objetivos, si queremos empoderar de manera auténtica a las personas que logramos captar como potenciales productores audiovisuales.

URL de este articulo : https://wp.me/p2bGPp-1T3

Taller en la Comuna Socialista Altos de Lidice, Caracas (julio 2018)

Posted on Actualizado enn

En Caracas se acaba de conformar una comuna más,  la#ComunaSocialistaAltosDeLidice. Sus vocer(o)as se reunieron con la @cine_escuela para organizar un ciclo de capacitación de un núcleo de cronistas audiovisuales. ¨En medio de tanta chamba, en medio de tanta vaina, hay que seguir cuidando lo bonito del barrio…¨ dice el compa Jesus Garcia. Fotos de Jesus Reyes y Victor Hugo Rivera. Taller dictado por Jesus, Victor y Marilena Jara el día 7 de julio de 2018.

 

URL de este artículo : https://wp.me/p2bGPp-1NU

(video completo): “Un puente para Plutón”

Posted on Actualizado enn

En este reportaje intentamos explicar cómo funciona nuestra Escuela Popular y Latinomericana de Cine en Venezuela. En este caso la EPLACITE había llegado a las montañas de Cordero (Estado de Táchira, cerca de Colombia). En cinco días apenas lo(a)s participantes venido(a)s de varias televisoras comunitarias de toda Venezuela lograron producir el extraordinario cortometraje que se puede observar al final. Un curso de guion dictado por Thierry Deronne a partir del tiempo en espiral de Alejo Carpentier lo(a)s motivó primero a escribir la historia de “Pluton”, el pimpinero que contrabandea gasolina cruzando la frontera a Colombia. Luego vino esta lección de cine bajo la dirección pedagógica de Luis Rodríguez, director/docente invitado por la EPLACITE.

 

URL de este artículo: https://wp.me/p2bGPp-1E7