Participación y protagonismo popular

(VIDEO: ) Nicaragua: premian documental producido por voceros indígenas en taller de la venezolana Escuela Popular y Latinoamericana de Cine y de la Fundación Luciérnaga.

Posted on Actualizado enn

Sábado 17 de diciembre de 2011

En agosto 2011 la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine y Teatro (EPLACITE) regresó a Nicaragua invitada por la Fundación Luciernaga.

Un taller voluntario de diez días de duración permitió a una quincena de jóvenes voceros de varias organizaciones indígenas de Nicaragua como la APRODIN y de Centroamérica recibir conocimientos teórico-prácticos sobre el documental social mediante el análisis de obras como La Nación Clandestinade Jorge SanjinésLucía de Humberto SolásCuba, el valor de una utopía de Yanara Guayasamin oSuite Habana de Fernando Pérez además de varias prácticas participativas relatadas en la memoria del taller (ver Doc PDF adjunto).

Uno de los documentales titulado «Artesanos Chorotegas del Pacifico» y dirigido por Harold Baltodano fue galardonado por FUCINE.

Se mantuvo el espíritu colectivo manifestado por los participantes ya que no quisieron que pasara solo una persona a recoger el premio (como en las otras categorias) sino que terminaron subiendo todos los presentes a la tarima, incluido el cacique mayor, remarcando claramente que era una creación colectiva. Además aprovecharon este espacio para afirmar su reinvidicación de la autonomia de los pueblos indigenas.

La Escuela Popular y Latinoamericana de Cine (EPLACITE) nació en 1995 en Maracay, Estado Aragua, Venezuela. Su misión consiste en ofrecer de manera gratuita a los movimientos sociales los conocimientos cinematográficos monopolizados por la burguesía cultural y en corregir la desigualdad de acceso que sufren los sectores populares tanto a la enseñanza superior artística como a la posibilidad de producir obras cada vez más necesarias para realizar nuestro protagonismo como pueblo latinomericano.

Sus primeros talleres fueron dictados en la Escuela de Formación Obrera de Maracay (EFO) para transferir las herramientas de producción audiovisual a los textileros víctimas de los despidos masivos del “pulpo Zarikian” y censurados por la televisora regional privada TV Sindoni.

Desde entonces la EPLACITE ha apoyado la formación de diversos medios comunitarios tales como Teletambores, Camunare Rojo TV, TV Rubio, Vive TV, Alba TV, etc…

16 años más tarde y gracias a las múltiples enseñanzas de escuelas de formación sociopolítica tales como la Escuela Nacional Florestan Fernandes del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra(MST) de Brasil, la EPLACITE ofrece también a los colectivos populares una gama ampliada de talleres que incluyen además de los conocimientos completos de cine y de teatro, otras materias como la Historia de América Latina, la economía, la filosofía, la sociología, la literatura, la música, etc…

En Venezuela quiere contribuir al surgimiento de creadores integrales de cine y de teatro para fortalecer el frente artístico de la Revolución. La EPLACITE reivindica la filosofía de Simón Rodríguez como raíz bolivariana esencial : “Lo nuevo no puede ser copia de lo viejo. Tiene que ser otra cosa”.

Fotos del taller dictado en los espacios de la Fundación Luciérnaga, Managua, Nicaragua. (Profesor: Thierry Deronne)

Documentos adjuntos

MEMORIA DEL TALLER, autor: Jorge Palma, Fundación Luciérnaga

17 de diciembre de 2011
Documento : PDF
990.6 KB

Memoria detallada del taller teórico-práctico dictado por la EPLACITE, Managua, agosto/septiembre 2011

Venezuela : La Escuela Popular y Latinoamericana de Cine y TV apoya la lucha de la cooperativa PROLESA para alimentar al pueblo

Posted on Actualizado enn

Domingo 26 de junio de 2011

Históricamente la economía venezolana ha sido dominada por un sinfín de intermediarios que fijan los precios de los alimentos y especulan con las necesidades del pueblo, los mismos que te gestionan la adquisición de una vivienda para estafarte mejor o los que se adueñan del espectro radioeléctrico para venderte su mercancía.

Si existe un colectivo emblemático del esfuerzo de la revolución bolivariana por sacudirse de estos “pulpos”, este es la Asociación Cooperativa PROLESA R.L. En este asentamiento campesino de Los Jabillos ubicado en el piedemonte andino (Estado Táchira, Venezuela) no ha sido fácil deslastrarse de los tentáculos de la poderosa Nestlé, una transnacional experta en dividir a las comunidades y en comprar las autoridades locales, pero hoy en día lo(a) s campesino(a) s ya no le venden la leche sino que la procesan ellos mismos (1). Su marcha difícil pero constante hacia la autonomía, a pesar de las contradicciones internas y de la falta de recursos, se basa en el reforzamiento continuo de la formación y de la organización. Signo de esta claridad es la creación de la radio comunitaria bautizada “Tierra sostenible 104.7 FM104.7 FM” cuya antena y cuya planta fueron instaladas a dos pasos de la procesadora de queso con la ayuda de CONATEL y del MINCI. Esta radio ha sido un catalizador para despertar a niños campesinos con vocación hacia la comunicación popular si bien algunos nos comentan qua aun hace falta vencer los miedos de participar, de hablar por parte de los adultos…

Del 11 al 19 de febrero 2011 la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine (EPLACITE) fue invitada por Leonardo Narváez uno de los productores y luchadores de PROLESA para acompañar esta marcha hacia una comunicación popular. Un taller dictado por Thierry Deronne y por Anne-Sophie Guillaume (integrante de Zin TV, Bélgica) se ha esforzado por transferir a un núcleo comunitario de diez participantes los conocimientos básicos para poder construir un relato audiovisual, manejar una cámara o un sistema de edición. Ha sido también la oportunidad para conversar sobre la esencia del medio comunitario venezolano, desde el momento que la Revolución lo ha rescatado de la clandestinidad y le ha otorgado una existencia legal.

Entender la diferencia entre un medio dominante y un medio comunitario, es tan sencillo como hablar del funcionamiento de la cooperativa lechera que desde parcelas distantes acopia la leche producida en cada punto y la lleva hacia la procesadora de queso para alimentar a toda la comunidad. El reglamento de los medios comunitarios no dice otra cosa: la planta de radio o de televisión comunitaria no es el centro desde donde un grupo hace la comunicación por los demás tal como ocurre en los medios comerciales. La idea es la separación del medio y del mensaje. El 70 % de la producción debe ser aportado por la comunidad. Esta produce los contenidos desde su lugar de vida o de trabajo, y luego los lleva al medio para que los transmita a través de su antena y así “alimenten” al pueblo, al igual que lo hace con la leche.

Por no tener claro este concepto fundamental, muchos colectivos terminaron copiando el medio dominante, produciendo casi todo el mensaje desde la planta o volviéndolo rockola comercial. En cambio, para asegurar la participación protagónica del pueblo, todo medio comunitario tiene la obligación de formar integral y permanentemente a muchos equipos de producción y así lograr multiplicar un pluralismo de enfoques, de géneros, de estilos, ya sea de ficción popular, de reportaje, de documental….

(1) Conociendo Prolesa… Fuente: ALBA TV, http://www.albatv.org/Iniciado-proc... La Asociación Cooperativa Prolesa R.L. se ubica en una zona de frontera con el hermano pueblo Colombiano. En una zona rural de mucho conflicto y dominado por los emporios lácteos, en un estado que figura entre los 5 primeros estados productores de leche del país, y cuyo gobierno regional es dominado por sectores de ultraderecha, los cooperativistas han venido formándose socio-políticamente con el acompañamiento (entre otros) del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil o del colectivo de la radio La Voz de Manaure. Sin duda, es un asentamiento que ha logrado muchas cosas, muy despierto, para ser un asentamiento que era desorganizado hace unos 10 años.

La cooperativa acopia leche a más de 47 campesinos, pequeños productores de no más de 12 vacas, en promedio. Hoy día se procesan cerca de 3000 litros diarios, en un proceso de resistencia a las no pocas dificultades que han venido confrontado por falta de recursos, pero sobre todo de digna resistencia a los embates de los emporios lácteos transnacionales (Nestlé y Leche Táchira). Con unos muy exiguos recursos que otorgó en forma incorrecta en el 2004 el extinto FONDAFA, la cooperativa con responsabilidad y transparencia en la administración de sus recursos, y bajo los principios socialistas del desarrollo endógeno sostenible, de solidaridad, apoyo mutuo, asambleismo, horizontalidad, agroecológica, entre otros, ha logrado mantener constante todo el sistema de recolección y procesamiento de la leche de 47 campesinos que dependen exclusivamente de la venta de su leche. Actualmente los campesinos empoderados de toda la cadena de producción y comercialización, no dependen de ningún ente gubernamental ni intermediario, y en forma autogestionaria procesan y distribuyen en el estado Táchira, toda su producción.

Fuente: http://albatv.org/La-lucha-de-la-co…

(VIDEO:) Documental sobre la lucha de los bananeros nicaragüenses, producto del taller de la Escuela Latinoamericana y Popular de Cine y Teatro y de la Fundación LUCIERNAGA

Posted on Actualizado enn

DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA

Miércoles 15 de septiembre de 2010

Ver uno de los cinco documentales producidos durante el taller:

Managua, Nicaragua, agosto 2010. “Ese Sr. Pellas se hizo rico a costa de nuestras vidas, ahora dice que no existimos, los medios tampoco nos toman en cuenta“. En pleno centro de Managua, bajo las lonas de plástico negro, varios centenares de trabajadore(a)s de la caña y del banano denuncian la impunidad de grandes grupos económicos como Flor de Caña, Chiquita o Dole. Para estas empresas, más pasa el tiempo, mejor pues menos víctimas habría que indemnizar. Envenenado(a)s por los tóxicos mucho(a)s ya murieron sin ver la justicia de sus casos. “El gobierno sandinista y varias organizaciones internacionalistas son los únicos que ha mostrado preocupación por su caso” explican lo(a)s bananero(a)s: asistencia jurídica y próxima construcción de viviendas.

Fue para visibilizar a estos “condenados de la tierra” invizibilizados por los grandes medios que la nicaragüense Fundación Luciérnaga y la venezolana “Escuela Latinoamericana y Popular de Cine y Teatro “Simón Rodríguez” (EPLACITE) unieron sus fuerzas. Entre julio y agosto 2010 17 militantes de movimientos sociales de Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua aprendieron en Managua la teoría y la práctica del documentalismo social. Proyectaron sus cortos finales a las mismas comunidades para ser evaluado(a)s. Los bananeros pidieron a lo(a)s jóvenes documentalistas proseguir con esta tarea y propusieron formar un núcleo de realizadore(a)s en su propio campamento. Otros temas tratados por lo(a)s participantes del taller fueron la labor de Radio Chavala, radio comunitaria de Managua producida por niños, la vida de la comunidad indígena de Monimbó o de un GPC – Gabinete de Participación Ciudadana, un órgano de poder popular que funciona en Ciudad Sandino.

“Participe en una pequeña investigación sobre los plantones de los cañeros, padecen una enfermedad incurable y llevan 17 meses de estar así en un plantón, no hay una respuesta tan rápida, en Guatemala es igual, he visto como viven estas familias, igual como lo viví en Guatemala, siento al ver estas familias que soy parte de estas luchas, con lo que hemos visto lo voy a compartir con las comunidades, eso es lo que queremos saber, que es lo que llevan las comunidades” comenta Gabriel un participante guatemalteco de Resistencia de los Pueblos.

Para Fito, militante nicaragüense de la comunicación popular “es bien importante el taller porque nos da la posibilidad de usar las herramientas para documentar los procesos políticos, la defensa de los territorios y de ambiente, la memoria histórica, me interesó el tema de la mística, el tema del trabajo político, el gran tema de la revolución, de cómo construirla poco a poco. La experiencia de distintos países, es un punto fundamental no estamos solos en los procesos de lucha, es importante que esos compañeros conozcan lo que pasa aquí, es un encuentro de doble vía, nos ayuda a entender el manejo de las grandes transnacionales, conocer las luchas, las dificultades, las semanas han sido intensas”.

La fundación venezolana “Escuela Latinoamericana y Popular de cine y teatro “Simón Rodríguez” fue creada en 1995 en el seno de la Escuela de Formación Obrera de Maracay para transferir las herramientas de producción audiovisual a los textileros víctimas de los despidos masivos del “pulpo Zarikian” y censurados por la televisora regional privada TVSindoni. Desde entonces la EPLACITE ha apoyado la formación de diversos medios revolucionarios tales como Teletambores, Camunare Rojo, TV Rubio, Vive TV, Alba TV, etc…

Quince años más tarde y gracias a las múltiples enseñanzas de las escuelas del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Brasil, la EPLACITE ofrece también a los colectivos populares una gama ampliada de talleres que incluyen además de los conocimientos completos de cine y de teatro, otras materias como la Historia de América Latina, la economía, la filosofía, la literatura. No solo se trata de acabar con el elitismo persistente de la formación cinematográfica sino de contribuir al surgimiento de creadores integrales de cine y de teatro para fortalecer el frente artístico de la Revolución. La EPLACITE reivindica la filosofía de “Simón Rodríguez” como raíz bolivariana esencial : “Lo nuevo no puede ser copia de lo viejo. Tiene que ser otra cosa”.

En el caso de este documental por ejemplo no se imita la monoforma que usan los canales comerciales (planos-bustos de entrevistas + «planos de apoyo» como relleno) sino que se busca un equilibrio entre lo que se dice, lo que se hace y lo que se imagina.

Esto no solamente permite evitar la saturacion de información verbal, también nos permite conocer a un pueblo tanto por sus acciones como por sus palabras («la base de la existencia es el trabajo material… los pueblos hacen la Historia…»). La burguesia con su television quiere ocultar el mundo del trabajo, de la producción así como en las telenovelas donde vemos puros bustos verbales. Lo hace porque el trabajo es el origen de la plusvalía, porque el trabajo delata su origen de su existencia como clase social… Hay que ocultarlo y quedarse en el mundo ideal de la palabra verbal.

Otro motivo para buscar el equilibrio entre las palabras, las acciones y lo imaginado, es que cuando vemos a un cuerpo trabajando, nos identificamos de inmediato a través de nuestra memoria fisica: todo(a)s hemos tenido alguna vez que cocinar, levantar un peso, etc.. Esto intensifica la identificacion y hace que estos personajes «sigan viviendo en nosotros» despues de la visión. Nos identificamos no solamente como oyentes sino como trabajadores.

Contacto de la EPLACITE : [teletambores@yahoo.fr]

JPEG - 57.1 KB
JPEG - 66.9 KB
JPEG - 83.8 KB
JPEG - 93.8 KB
JPEG - 111.2 KB
JPEG - 124.7 KB
JPEG - 83.3 KB
JPEG - 106.5 KB
JPEG - 130.3 KB
JPEG - 14.4 KB
JPEG - 104.7 KB
JPEG - 103.8 KB
JPEG - 105.8 KB