“Cine con sabor local” (Prensa Gráfica, El Salvador, junio 2013)

Posted on Actualizado enn

El tigre y el venado nace de mi experiencia en ACISAM y mi participación en la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, Televisión y Teatro en 2010. El documental es el resultado de estas escuelas
Sergio Sibrian
“El tigre y el venado” fue estrenado en el marco de la tercera edición del ya finalizado Festival Ambulante. El documental ha sorprendido. Con salas llenas y presentaciones pendientes, su director explica la fórmula de este documental.

TyV2
“El tigre y el venado” tiene una duración de 45 minutos. La historia muestra al último abuelo que sabía tocar la flauta indígena llamada pito de carrizo para acompañar la danza autóctona “El tigre y el venado”.
“Durante el preestreno del documental, día en el que don Marcelino habría cumplido 105 años (el 8 de febrero de 2013), hubo silencios, risas, llantos.”

Sergio Sibrián

“¿A usted qué le gusta más, las hamburguesas o los pitos en alguashte?” La pregunta sonará rara y más si se la hacen después de haber presenciado una película. Sin embargo, no lo es para Sergio Sibrián, director del documental “El tigre y el venado”, quien explica la creación del largometraje casi como un proceso culinario y a este como un platillo. “Ambos son buenos, pero en este momento en referencia al cine solo tenemos Hollywood, la hamburguesa, y al público con este documental le damos pitos en alguashte. ¡Y les ha gustado!”, dice Sibrián.

Pero la comparación del largometraje con comida es solo la forma en que Sibrián explica algo más profundo y complejo. El documental tiene como protagonista a Marcelino Galicia Fabián. Descendiente indígena originario de Tacuba y sobreviviente de la masacre de 1932, fue integrante de la danza autóctona homónima de la cinta hasta que falleció el 15 de julio del año pasado.

Sibrián, quien labora para ACISAM, lo descubrió en 2009, a través del trabajo comunitario. Parte de su trabajo es capacitar a jóvenes de comunidades en producción de videos comunitarios. Acompañó a un grupo de jóvenes a Tacuba y ahí conoció a Marcelino. “Me impresionó su riqueza cultural y su optimismo frente a la vida, a pesar de las carencias”, afirma Sibrián.

Ese primer elemento, la riqueza cultural del abuelo, es quizá el ingrediente principal de la receta del documental “El tigre y el venado”.

“Hay una necesidad de saber quiénes somos y de dónde venimos. Eso nos da identidad. Para don Marcelino su cultura era su tesoro”, explica Sibrián, quien afirma que para las personas que lo han visto, cada imagen significa algo. “El cine tiene que hacer sentir, pero también hacer reflexionar. Creo que esto lo cumple ‘El tigre y el venado’”, agrega.

Pero este platillo también tiene condimentos y otros ingredientes. Por un lado, se soslayó el desafío más grande que tuvo Sibrián: ver las carencias del protagonista y no se buscó centrarse en ellas. “No nos centramos en sus limitantes, sino que en sus fortalezas. Uno encuentra mucho motivación de vida y optimismo en él”, explica.

También la técnica creativa fue uno de los ingredientes de la receta. Alejado del típico formato de entrevista, Sibrián le apostó a las imágenes del ambiente, de acciones cotidianas de don Marcelino, etcétera. Por ese motivo, en las escenas donde el protagonista explica su testimonio de la masacre de 1932, se le escucha pero se le ve caminando por senderos. “Se trata de una manera diferente de comunicar a través de un audiovisual”, agrega.

A todo esto se suman otros elementos importantes como la experiencia de Sibrián en ACISAM y su participación en la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine, Televisión y Teatro en 2010. “El documental es el resultado de estas escuelas”, dice. A esto se suma su trabajo en la adaptación de un cuento del escritor salvadoreño Salarrué, “La petaca”.

Por último, la fórmula para que este documental quedara consolidado fue el tiempo. Sibrián tardó alrededor de tres años y medio en finalizar “El tigre y el venado”, desde que concibió su idea original hasta que terminó la edición final. “Este documental se ha cocinado a fuego lento. Eso le ha dado sabor”, agrega.

Sabor local

Según explica Sibrián, terminó nombrando el documental como “El tigre y venado” por una metáfora. “‘El tigre y el venado’ es una de las danzas que existe en Tacuba, pero yo la creé como metáfora: don Marcelino fue sobreviviente de la masacre del 32. Decidí ponerle ese título porque, para mí, el tigre es el ejército que masacró a los venados, los indígenas”.

¿Aún hay tigres y venados, quizá no en el sentido del título del documental? “Sí”, responde Sibrián, y agrega: “Un tigre para mí es Hollywood que impone una forma de hacer y ver cine. Un venado somos los países como El Salvador. Hacemos propuestas de un cine diferente. Este documental se ha hecho con muchos recursos y poco dinero”.

Para Sibrián, esa última circunstancia es importante: “Si queremos hacer cine aquí (en el país) tenemos que adecuarnos a nuestra realidad. Hay recursos: personas capaces de aprender, con ideas, con ganas. Paisajes hermosos. Historias… Pero si esperamos a hacer proyectos de grandes presupuestos, nos quedaremos frustrados. Tenemos que darles sabor local”.

Fuente : http://www.laprensagrafica.com/cine–con-sabor-local

URL de este artículo : https://escuelapopularcineytv.wordpress.com/2013/06/09/cine-con-sabor-local-prensa-grafica-el-salvador-junio-2013/

Anuncios

2 comentarios sobre ““Cine con sabor local” (Prensa Gráfica, El Salvador, junio 2013)

    Brii escribió:
    10 de junio de 2013 en 3:57 pm

    Recomiendo el documental, super genial, muy profesional, con un enfoque buenisimo!!! tomas y elementos que nos sorprenden y en su personaje principal se representa toda una generacion y una tradicion. Me encantó además es conmovedor como si te transporta al pasado de lo que ya no queda mucho.

      zoila arias escribió:
      12 de junio de 2013 en 8:16 pm

      Impresionante! Yo participe en uno de los talleres que la Escuela Popula de Cine y es una experiencia gratificante. Sencillamente no tiene comparación ,eso nos muestra que todos podemos hacer cine de calidad. En comparación con las producciones tradicionales que nos dejan un mal sabor por la poca calidad en el mensaje. El tigre y el venado llego en un momento oportuno para nuestros pueblos ancestrales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s