Los motores de la ficción, por Claude Bailblé

Posted on

–    Las tres libidos humanas (poder, saber, deseo) son puestos a prueba dentro de una historia, es decir dentro de una sucesion de dificultades impidiendo/permitiendo su realización.

–    El héroe realiza acciones extraordinarias inalcanzables para el común, son aspiraciones “imaginarias” que revierten las frustraciones “reales” acumuladas en la vida real de todos los días (los aventureros del arca perdida).

–    Los protagonistas ordinarios cumplen con acciones valientes, difíciles pero necesarias, que permiten el regreso a la felicidad de todos los días (los dientes del mar).

 

El poder : la voluntad de poder se transfiere a los heroes (positivos o negativos) a través de las relaciones de fuerza sucesivamente encontradas. Ejemplo : el tiburrón-monstruo, los nazis odiosos, el valor de los protagonistas , las alianzas entre los “buenos” o los “malos”, las audacias o las ambiciones excesivas de los personajes.

 

El espectador puede – él también – controlar las situaciones (identificandose con los personajes positivos), vivir un poder, una realización comparable con los héroes. Las cámaras subjetivas (en el buen momento) favorecen la identificación con tal o cual. La resolucón del espectador conviene al espectador.

 

La voluntad de saber : opera en cada momento.

 

a) los personajes ignoran o se equivocan o llegan al conocimiento

b) el espectador sabe más, o sabe menos, que los personajes. Se identifica con el poder absoluto de un “narrador omnisciente”.

Ejemplo : conocemos la fuerza del tiburrón, los playistas la ignoran, el alcalde quiere ignorarla.

 

Tensión entre los saberes relativos, las faltas de conocimiento de los personajes : distancias entre el suplemento de saber otorgado por el narrador y la falta-por-saber de los heroes. Los errores de los personajes positivos convocan en le espectador la posición justa y adecuada.

 

El relato se construye a través del diferencial de saberes (personajs entre sí ; personajes / narrador ).

 

La dramaturgia consiste entre otras cosas a arreglar las diferencias de saberes entre personajes (quien sabe qué, en que momento) o entre narrador y personajs (en qué momento se sabe más – avance – en qué momento se sabe menos – retraso. El narrador cede con gusto las inormaciones sobre lo que va a ocurrir (anucnios, instrucciones narrativas, inferencias sobre el qué) pero suspende las informaciones sobre el desarrollo (el cómo) hasta que se produzca.

 

El deseo desmultiplicado : pulsión sexual : los heroes son lindos, deseables (forma ideal), conmovedores (estrellismo) o al contrario feos, repugnantes —- generando empatía o repulsión.

 

Identificación y ficción

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s